arrow-left-lightarrow-leftarrow-right-lightarrow-rightarrow-thin-left arrow-thin-right browser-search cup heart indicator laptop layers layout-4boxes layout-sideleft mail-heart mail map-pin mixer mouse nav paintbucket pencil-ruler phone picture play video
En esta sección de nuestro sitio podrás conocer las últimas novedades, lanzamientos y artículos de prensa vinculados a nuestras obras.

El espacio de trabajo como un símbolo de identificación y compromiso

Rompiendo con las estructuras rígidas y estáticas de las oficinas, las empresas comienzan a indagar en el diseño y los espacios para motivar a sus empleados. Los beneficios y las claves para lograrlo.

Por Alejandro Mariani * (Exclusiva para Multitaskers)

Un nuevo paradigma sigue posicionándose ante el planteo de cómo diseñar los espacios de trabajo. Ya no se pretenden lugares rígidos y estáticos, cuya única funcionalidad es la tarea en sí misma casi como si se hablara de un trámite permanente; sino que ahora tanto empleados como empleadores prefieren espacios que se conecten directamente con la motivación de sus profesiones, que les permitan afrontar proyectos grupales con todas las comodidades necesarias, pero que además los contengan ante la necesidad de concentración absoluta.

Consecuencia de los profundos cambios que se están produciendo en el mundo laboral, el diseño de la oficina ha evolucionado desde un modelo pasivo hacia el concepto de espacio de trabajo como herramienta de apoyo activo a las tareas que se desarrollan en él. En este nuevo paradigma se promueven los entornos que favorecen la movilidad y el principio de “no territorialidad” como conceptos clave.

Desde Contract, destacamos el hecho de que existe una relación directa entre cómo las personas se involucran con el lugar donde trabajan, la motivación y su mirada hacia la compañía; haciendo hincapié en que en ocasiones la no territorialidad puede afectar este “vínculo”, por eso es sumamente importante tenerla en cuenta.

En este punto, no se debe subestimar el rol que juega el entorno en la forma de sentirnos y realizar nuestras actividades. Para que un espacio sea exitoso, las personas necesitan interactuar con él y hacerlo propio. El espacio de trabajo no sólo es el lugar donde se desarrollan las tareas, sino que también posee una importante carga simbólica que influye sobre la propia identidad de los trabajadores, definirá su sentido de pertenencia y el compromiso que asuman con la compañía.

Otorgar al empleado el confort físico y emocional, le permite actuar y decidir sobre sí mismo para que se sienta más a gusto en la oficina. Además, recientes investigaciones en psicología ambiental corroboran que conferir al equipo más participación en la toma de decisiones sobre el diseño del espacio de trabajo, también aumenta su percepción de control sobre su entorno generando a una mayor satisfacción y productividad.

El control y la autonomía son fundamentales al momento de enfatizar en el compromiso que el equipo y los individuos pueden tener hacia las tareas y la compañía. Poder intervenir en el ambiente físico proporciona la posibilidad de personalizarlos mediante has herramientas como mobiliario (estanterías o espacio para almacenamiento), equipo de trabajo ajustables, espacios flexibles para reuniones y trabajo en equipo, tabiques móviles, iluminación ajustable, control de temperatura individual, entre otros elementos.

Es importante que el equipamiento pueda adaptarse a la tarea en proceso. Para esto se recomiendan muebles rodantes, mesas extensibles, paneles, tableros y pizarras deslizantes junto con la posibilidad de ajustar la iluminación. Lo ideal es contar con un layout que permita la flexibilidad y una rápida reconfiguración de acuerdo con las necesidades del momento. Esto incluye la configuración del tamaño y la forma de los lugares a través de límites móviles, colores, equipamiento, etc.

Para que toda esta estrategia sea exitosa, el papel del líder y la comunicación son fundamentales. De nada sirve poner a disposición distintas salas de reuniones, mobiliario ajustable y tecnología que otorgue protagonismo al usuario sino va acompañado de las capacitaciones necesarias para promover el uso correcto del espacio. Esta premisa aplica a todo tipo de organizaciones independientemente la cantidad de empleados y el tamaño de la oficina. Inclusive si se trata de un espacio de coworking rentado, tendencia que viene creciendo en los últimos tiempos, es posible generar compromiso y sentido de pertenencia. La clave es brindar suficientes alternativas que les permitan a los colaboradores identificarse con el espacio de trabajo, integrarlo a su experiencia vital y dejar su propia impronta.

*Gerente General de Contract Workplaces Argentina.

https://www.amexcorporate.com.ar/multitaskers/nota.php?id=665&cat=5

La oficina: metáfora de la ciudad

Espacios de trabajo.  Una nueva tendencia a partir de la cual la oficina se organiza en “vecindarios”, con áreas destinadas a actividades tranquilas y a experiencias grupales, patios, terrazas, cafés y destinos más sociales. La metáfora urbana aporta flexibilidad y adecuación tanto a las necesidades de la organización como a los requerimientos de los colaboradores.

 

A la hora de planificar un espacio, arquitectos y diseñadores se nutren de múltiples conocimientos. La Física Urbana, un nuevo campo de estudio en el que convergen la Física y el Urbanismo, está cobrando protagonismo entre ellos y está siendo utilizada para analizar las características de las grandes urbes a partir de modelos que estudian su complejidad en el ámbito social, espacial, de infraestructura y medioambiental.
Esta nueva disciplina, que aplica los conocimientos y las herramientas de la Física, parte de la analogía entre las ciudades y los materiales complejos para comprender los fenómenos urbanos, proponiendo una metodología que se basa en extraer la información estadística más importante de una gran ciudad para realizar un modelo por computadora con la mayor cantidad de detalles posibles.Incorporar estos conceptos al diseño de oficinas puede resultar muy beneficioso: “Al aplicar los principios básicos que propone la Física Urbana para comprender los entornos de trabajo, se obtiene información valiosa que identifica los usos y costumbres de los equipos. Esto, sin duda, puede ayudar a optimizar el espacio de acuerdo a la experiencia y necesidades de los colaboradores, aumentando su bienestar, compromiso y productividad”, explica el Arq. Alejandro Mariani, Gerente General de Contract Workplaces, empresa regional especializada en diseño y construcción de espacios de trabajo.
La sociometría de los entornos de trabajo cumple en este sentido un rol clave, ya que utiliza el conjunto de herramientas tradicionales, como encuestas, observación directa y entrevistas, con el agregado de desarrollos tecnológicos (como por ejemplo el sociómetro, un dispositivo electrónico portable, capaz de medir interacciones cara a cara, obteniendo patrones de comportamiento individuales y colectivos de forma automática a partir de señales sociales inconscientes) que recolectan y procesan datos, permitiendo reconocer patrones y obtener un amplio panorama sobre la forma en que se lleva a cabo el trabajo, las estructuras de relación social y los procesos dentro de las organizaciones.
La información obtenida de estas herramientas se combina con otras fuentes y arroja un panorama completo de cómo se lleva a cabo el trabajo y cómo se usan los espacios. Es importante poner foco a los vínculos sociales dentro de la empresa, dado que el fin es crear un sistema que contenga al equipo de trabajo, encontrando valor en la relación entre colegas.

 

La oficina pensada como un centro urbano
Debido a las nuevas formas de trabajo, la oficina convencional está siendo remplazada por espacios más horizontales, dinámicos y conectados para fomentar la innovación y la colaboración y al mismo tiempo facilitar y apoyar el trabajo de concentración individual.
El crecimiento de tendencias tales como el trabajo a distancia, el trabajo en equipo y el equilibrio entre el trabajo y la vida personal, demanda a las empresas a desarrollar espacios más flexibles que puedan responder a unas necesidades en constante cambio. El concepto de oficina está migrando hacia un modelo flexible y dinámico que proporciona una variedad de opciones orientadas a facilitar el encuentro y la colaboración entre las personas.
Este escenario ha dado lugar a una nueva forma de pensar el espacio de trabajo: la oficina como metáfora de la ciudad. De esta forma, la oficina se organiza en “vecindarios” donde, tal como ocurre en las grandes ciudades, se pueden encontrar áreas destinadas a actividades tranquilas y a experiencias grupales, patios, terrazas, cafés y destinos más sociales.
Estos nuevos modelos de oficina se caracterizan por el grado de autonomía que tienen los colaboradores y un layout en donde los espacios están explícitamente diseñados para apoyar cada tarea.
Es importante que el espacio permita que las personas puedan moverse fácilmente según sus necesidades y que además sea apto a los cambios que se realizan según la evolución del negocio. Un ejemplo de esto es la reducción de las salas de reuniones, dado que los encuentros suelen ser más cortos y con menos cantidad de gente. Por otro lado, la cafetería está tomando cada vez más protagonismo porque sirve como ámbito comunitario, de reunión, de socialización, y al mismo tiempo como un espacio de trabajo individual. En este lugar no deben faltar asientos de diferentes tipos (puffs, banquetas, sillas, butacas, etc.), soporte técnico adecuado y suficiente lugar para el desempeño de diversas actividades en simultáneo.
La metáfora urbana, basada en las particularidades de uso que presentan las ciudades, comenzó a formar parte del lenguaje del diseño de espacios de trabajo, tomando como ejes conceptuales la permeabilidad, la diversidad, las experiencias superpuestas y el sentido de comunidad, entre otros, permitiendo además que cada metro cuadrado se utilice de manera intensiva, creativa y eficiente. “Partir de estos conceptos y ponerlos en práctica a la hora de diseñar un espacio de trabajo, se refleja en la creación de redes entre colegas, mayor colaboración e innovación, en un ambiente flexible que se adapta a la experiencia y las necesidades de los colaboradores, y que aumentan su bienestar, compromiso y productividad”, resume el directivo de Contract Workplaces, el Arq. Alejandro Mariani.

https://goo.gl/z2q9Dg

 

 

El futuro de las oficinas

Cambios. El coworking y los nuevos hábitos de producción intervienen en la configuración de los espacios de trabajo. El aporte de los empleados en el diseño para fortalecer los lazos con la empresa.

Diario Clarín 26 Sep´17

 

 

 

 

 

 

Claves para adaptar los espacios de trabajo a los nuevos hábitos.

El diseño de oficinas se encuentra en una etapa de transición. Cómo influye el coworking en los nuevos ambientes.

En el futuro inmediato, el negocio de los edificios de oficina enfrenta varios desafíos simultáneos en todo el mundo, y será más agudo en la Argentina dado el retraso madurativo de nuestro mercado. La ubicación será un problema cada vez más grande, no solo porque escasean los buenos terrenos, también porque las empresas están cambiando su manera de reclutar personal y las pautas de identificación con los edificios se están transformando.

A pesar de que todos estos temas son bien sabidos en el mundo inmobiliario, una investigación de la empresa internacional de arquitectura Gensler señala que las empresas todavía evalúan sus necesidades en forma independiente de las preferencias de su nueva fuerza de trabajo. `Los campus verticales y los grandes edificios industriales ubicados en el núcleo urbano tendrán una ventaja mayor que los edificios tradicionales`, sostiene el informe.

Al mismo tiempo, los investigadores de Gensler afirman que el edificio corporativo tradicional persiste por la importancia que las corporaciones le otorgan a la idea de custodiar la productividad teniendo a `todo el mundo bajo un mismo techo`.

Los desarrolladores saben que el edificio de oficinas debe enfocarse en la necesidad de sus inquilinos, que hoy son empresas que están reclutando una fuerza laboral más joven: los millenials. Ese grupo parece requerir un cambio en la característica de los edificios de oficinas. `La mezcla de funciones se podrá dar en torres, pero lo más común será que prevalezcan composiciones con diferentes escalas y programas. Conjuntos que generen una interacción informal con actividad durante el día, la noche y el fin de semana`, afirman.

El informe asegura que las futuras oficinas deberán brindarle servicios complementarios al empleado, incluso a la comunidad, y amenities como los de un edificio residencial.

Más allá de la novedad que supondría una adecuación de los objetivos corporativos a sus recursos humanos, los millenials están siendo sindicados como causantes de una transformación definitiva de la forma de trabajar y de los lugares de trabajo. Sin embargo, el creciente fenómeno del co-working (espacios de trabajo en común donde las personas pueden alquilar un escritorio propio mientras comparten otras instalaciones con sus co-inquilinos) también es una muestra de la naturaleza cambiante del trabajo actual. Small Business Labs, una organización que monitorea el co-working en todo el mundo, sugiere que el número de personas que alquilan esos espacios se cuadruplicará en 2020.

En el artículo de la revista Wired `Trabajo desde casa, el sueño no funciona`, el futuro logo y experto en planificación urbana Greg Lindsay explica el fenómeno: La oficina compartida y el trabajo en red han reemplazado al empresario solitario en su garaje. Además, cada vez es mayor el número de trabajadores independientes, temporales, contratados y eventuales. Y, sobre todo, las empresas están cubriendo nuevas vacantes con trabajadores contratados. `En 2014, un tercio promedio de la mano de obra de las empresas era contingente o contractual. Según la firma de gestión de suministros Ardent Partners, ese porcentaje aumentará al 45% este año`, señala Lindsay. sigue en pág. 4 Intimidad. De acuerdo al tipo de trabajo, en deteminadas empresas se requieren posiciones aisladas e hiperfuncionales. Salas de reuniones. De caracter más informal y cerca de los escritorios, para optimizar los tiempos de los encuentros. viene de pág. 2

Esto significa que el co-working dejó de ser solo una oportunidad para que los freelancers trabajen y se vinculen sino que también está sirviendo para que las empresas conviertan el costo fijo del alquiler a largo plazo, en un costo variable que se paga mes a mes según las necesidades.

Jamie Hodari, CEO de la cadena de co-working Industrious reconoció que las empresas estadounidenses están teniendo problemas para firmar contratos de alquiler a 10 años y se vuelcan a espacios de co-working.

Esto explica fenómenos como los que se viven en Buenos Aires, donde hace unos meses desembarcó la internacional WeWork, con 1.222 m2 de alfombra en la Torre Bellini de Retiro. Allí ya se alojaron firmas como Almundo.com, que trasladará 270 empleados, y Wyndham, una reconocida cadena hotelera que mudó su casa central, con 100 puestos de trabajo, incluyendo altos ejecutivos.

El co-working apela en gran medida a la mano de obra freelance y eventual. Una investigación de la Universidad de Princeton sugiere que el crecimiento neto del empleo entre 2005 y 2015 en los Estados Unidos puede atribuirse a la fuerza de trabajo contigente, en tanto el 55% de los empleados son contratados.

Además, los espacios de coworking se han convertido en una opción atractiva para los propietarios que ven una manera de resucitar espacios de segunda clase. De esta manera pueden convertir oficinas antiguas en un centro de co-working.

El informe de la consultora internacional de arquitectura HOK asegura que la conversión es una opción cada vez más popular para los espacios difíciles de alquilar. De acuerdo con las estadísticas obtenidas, el 55% de los nuevos lugares de co-working de los Estados Unidos estaban vacantes seis meses antes de ser reconvertidos. El 45% de ellos se encuentra en edificios de más de 50 años.

Aunque es una buena opción para adaptarse al mercado el negocio no es perfecto. Servcorp, uno de los gigantes del co-working, sugiere en un reciente informe anual que la inversión tarda de dos a tres años en conseguir un punto de equilibrio. ¦ TENDENCIA DISEÑO DE OFICINAS

INFORME ESPECIAL Cómo crear ambientes que fortalecen el compromiso entre los empleados y la empresa `El diseño de la oficina ha evolucionado desde un modelo pasivo hacia el concepto de espacio de trabajo como herramienta de apoyo activo a las tareas que se desarrollan en él`, afirman desde Contract Workplaces Argentina, una firma especializada en interiores corporativos. El nuevo paradigma promueve los entornos que favorecen la movilidad y por lo tanto, el principio de `no territorialidad`. ` Mientras que en las oficinas tradicionales el puesto de trabajo se transforma en un territorio personal, en las modalidades de trabajo no territoriales, la expresión de estas señales físicas se dificulta debido a que los espacios están destinados a ser utilizados por distintas personas. De esta forma, los empleados pierden la capacidad de personalizar y marcar los límites de su entorno, de expresar su identidad y de apropiarse del espacio, señala el arquitecto Alejandro Mariani, Gerente General déla compañía.

Mariani agrega: `Para que un espacio sea exitoso, las personas necesitan interactuar con él, hacerlo propio. El espacio de trabajo no sólo es el lugar donde se desarrollan las tareas, sino que también posee una importante carga simbólica que influye sobre la propia identidad de los trabajadores, definirá su sentido de pertenencia y el compromiso que asuman con la compañía`.

La investigadora canadiense especializada en psicología ambiental, Jacqueline Vischer, afirma que en las oficinas donde se ha adoptado una configuración de open plan existe una mayor necesidad de personalización y apropiación del espacio para estimular el sentido de pertenencia y el compromiso. En este sentido, existen tres aspectos claves:

1.Confort físico: Relacionado con aspectos como la iluminación, los niveles de ruido, la temperatura, etc.

2.Confort funcional: Espacios adecuados para que la gente pueda hacer su trabajo con equipamiento ergonómico para crear ambientes útiles.

3.Confort psicológico: Está relacionado con el bienestar, el compromiso y el sentido de pertenencia. Vincula los aspectos psicosociales del trabajador con el diseño y la gestión del espacio de trabajo a través de la territorialidad, la privacidad y el control del entorno.

`Otorgar al empleado las posibilidad de decidir sobre estos tres campos es fundamental para que se sientan más a gusto en la oficina`.

Para los especialistas de CWA, una mayor participación en la toma de decisiones sobre el diseño del espacio de trabajo también aumenta la percepción del empleado del control que tiene sobre su entorno, lo que resulta en una mayor satisfacción y productividad. Esto implica darle a los trabajadores el poder de personalizar su ambiente de acuerdo con las distintas características de los individuos. Las herramientas de control ambiental pueden incluir elementos como mobiliario y espacios flexibles para reuniones y trabajo en equipo, tabiques móviles, etcétera. `Es importante dar a las personas autonomía y poder de decisión sobre el entorno en lugar de que se sientan controladas por el espacio y las políticas de la organización`, concluye el directivo.

 

Últimas tendencias en diseño

Las empresas demandan hoy eficiencia, comodidad, flexibilidad y un mayor rendimiento de los espacios de trabajo. Cómo responden los facility managers a esos requerimientos.

El Cronista

28 de Sep´17

La clave es la flexibilidad, que acompaña a lo vertiginoso de los cambios de este siglo. Los clientes quieren cambiar, pero no saben cómo lograrlo, y el mérito del interiorismo es entenderlo y saber qué necesitan”, afirma María Cristóbal, directora de Buenos Aires Planning y presidenta de la SLFM -Sociedad Latinoamericana de Facility Management-, respecto de las últimas tendencias en materia de diseño de oficinas. Las mejores soluciones, agrega Cristóbal, surgen del análisis de los procesos de la empresa: saber cómo funcionan, qué importancia tienen sus recursos humanos, cuál es su historia y, sobre todo, acompañar el cambio racionalizando los sistemas operativos.

Una vez hecho el relevamiento del lugar y de conocer la identidad de la empresa, se vuelca todo en el layout. Luego, el proyecto se materializa a través de propuestas estéticas, teniendo en cuenta el equipamiento ergonómico que se viene desarrollando en las últimas décadas. De esta manera, según Cristóbal, es posible encontrar un equilibrio entre eficiencia, comodidad y un mayor rendimiento de los espacios.

Entre las tendencias actuales, la presidenta de la SLFM señala que vuelve a usarse la madera y los revestimientos de paredes, y el vidrio sigue siendo la estrella, por la luz y transparencia. Al hablar de costos, la directora de BA Planning calcula que rondan los u$s 1.000 el metro cuadrado más muebles.

“El espacio de trabajo es sometido cada vez a mayores exigencias. Se pide que sean funcionales, que soporten la movilidad de sus equipos, que permitan sucesivas y frecuentes restructuraciones, que sean atractivos para las personas y que impulsen la motivación y el compromiso del equipo de trabajo”, afirma Alejandro Mariani, gerente General de Contract Argentina -empresa que ofrece servicios integrales de consultoría en workplace strategy, diseño y proyecto arquitectónico, entre otros servicios. La consideración de todos estos aspectos, señala, dará como resultado un espacio de alta performance.

A nivel diseño, una de las últimas tendencias según el gerente de Contract es la que alude a la metáfora de la Ciudad. A través de esta perspectiva, la oficina se organiza en “vecindarios”, donde se pueden encontrar áreas destinadas a actividades tranquilas y a experiencias grupales, patios, terrazas, cafés y destinos más sociales. Según el ejecutivo, este enfoque aporta flexibilidad y adecuación tanto a las necesidades de la organización como a los requerimientos de los colaboradores.

Identidad y flexibilidad

El caso de las nuevas oficinas de Campari, en Puerto Madero, da cuenta de cómo se articulan las nuevas tendencias con el espíritu de cada empresa. Paula de Elia y Milagros Irastorza, del Estudio EEI, apuntaron a priorizar los lugares comunes, para promover y optimizar la comunicación y el trabajo en equipo. Según cuentan las arquitectas, el proyecto se diseñó a partir del gran bar comedor, con la barra como protagonista, dentro de un espacio flexible, donde se integran el bar, el comedor y una cocina. La barra es la verdadera recepción y punto de encuentro, donde llevar a un invitado, preparar un trago, trabajar, tener reuniones informales y eventualmente organizar eventos, cuentan.

https://www.cronista.com/realestate/ltimas-tendencias-en-diseno-20170928-0007.html

Contract Workplaces construye las nuevas oficinas de Raíces Real Estate

Contract Workplaces, la compañía regional de conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo, ha sido elegida por Raíces Real Estate -empresa de desarrollo inmobiliario en Paraguay- para encargarse del proceso de consultoría, diseño y construcción de las nuevas oficinas de la firma, que se ubicará en el piso 16 de la Torre 1 del Paseo La Galería, en el nuevo eje corporativo de Asunción.

 

Contract Workplaces, la compañía regional de conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo, ha sido elegida por Raíces Real Estate -empresa de desarrollo inmobiliario en Paraguay- para encargarse del proceso de consultoría, diseño y construcción de las nuevas oficinas de la firma, que se ubicará en el piso 16 de la Torre 1 del Paseo La Galería, en el nuevo eje corporativo de Asunción.

Contract Workplaces tiene 20 años de experiencia y es un referente internacional en la arquitectura corporativa de vanguardia, alcanzando el año pasado 150.000 metros cuadrados de espacios de trabajo diseñados y construidos en la región.

La empresa desembarcó en Paraguay en 2015, donde ya realizó más de 25 obras y proyectos que superan los 5.000 metros cuadrados. Los exitosos resultados de gestión de Contract Workplaces llevaron a la compañía Raíces Real Estate a conocer su propuesta.

“Estábamos en la búsqueda de un cambio de imagen, para dar una señal al mercado de la profesionalización y de una cultura mucho más competitiva y corporativa a nivel local”, explicó Vicente Soteras, encargado de negocios corporativos de Raíces Real Estate.

PASO PREVIO PARA UN DISEÑO EXITOSO

El trabajo entre ambas compañías se inició con una consultoría en workplace strategy, un servicio de Contract Workplaces que implica un enfoque sistemático orientado a mejorar la utilización del espacio de trabajo, interviniendo sobre su configuración para hacerlo más eficiente.

Este  proceso permite aportar una mirada integral y profunda sobre algunos aspectos no contemplados en los proyectos convencionales, posibilitando anticipar los riesgos y asegurar el éxito del diseño, sacando provecho de todo el potencial que este importante activo estratégico representa para la organización.

“Fue una tarea muy interrelacionada y dinámica; internamente hicimos el ejercicio de ver las conexiones entre las distintas áreas y el flujo de trabajo entre las personas para poder entenderlo y consolidarlo en el espacio corporativo. Concretamente, en nuestras nuevas oficinas nuestro equipo estará más integrado y los departamentos que tienen mayor flujo de trabajo estarán próximos entre sí, generando mayor eficiencia en el trabajo”, explicó Soteras.

Como compañía de diseño y construcción, Contract Workplaces se destaca por su capacidad de vislumbrar tendencias y adaptarlas a cada contexto laboral, logrando implementar cambios en las oficinas que impactan positivamente sobre el trabajo en equipo y la optimización de los espacios.

En el caso de Raíces Real Estate, el espacio funcionará como una oficina showroom con una fuerte impronta corporativa. Por eso se pensó en un diseño moderno, sobrio y atractivo, que muestre la pujanza de la empresa, su visión estratégica de negocios y su liderazgo en el sector inmobiliario.

La meta es transmitir una imagen fresca y moderna, sustentada en un espacio de trabajo armónico con vastos espacios abiertos y compartidos, salas de reuniones para los distintos tipos de actividad, un gran open office, despachos privados y una importante recepción, desde la que ya se puede observar el potencial de la empresa y de su equipo, al tiempo de apreciar los productos que Raíces Real Estate desarrolla y comercializa.

El proceso de renovación de Raíces Real Estate se inició seis meses atrás y en este momento la obra se encuentra en plena ejecución. Próximamente, podrá disponer de un espacio adaptado a las nuevas formas que adquiere el mundo laboral, donde la flexibilidad y  la colaboración son las premisas ineludibles a la hora de repensar el espacio de trabajo.

“Estamos convencidos que el nuevo diseño de Raíces Real Estate genera el entorno ideal para desarrollar al máximo su potencial, promoviendo la comunicación entre las áreas de trabajo y  el bienestar de su equipo, además de reforzar la cultura e identidad de la compañía”, aseguró Rafael Flom, director ejecutivo de Contract Workplaces Paraguay.

SERVICIO INTEGRAL

En sus dos décadas de experiencia, Contract Workplaces resignificó sus estrategias de acuerdo a los avances tecnológicos y los nuevos escenarios que se planteaban en las diversas industrias, logrando un servicio integral que incluye: consultoría en workplace strategy, diseño, proyecto arquitectónico, construcción, tecnología, logística de mudanza, change management y servicios de post ocupación.

Todo eso es posible gracias al trabajo de un equipo multidisciplinario de profesionales en la región, compuesto por más de 300 expertos preparados para dar respuestas a todos los aspectos estratégicos, técnicos y logísticos que exige un proyecto.

¿Cómo es la nueva oficina del jefe?

Junto con la tendencia de espacios abiertos que ha llegado a las empresas, las oficinas de los jefes también están evolucionando. A continuación, las principales consideraciones para tener una oficina perfecta.

 

A varias personas no les causa sorpresa que su jefe tenga una gran oficina privada, con un lindo escritorio y la mejor vista. Si bien con el paso de los años y dependiendo de la empresa, estos espacios pueden ser más reducidos y más o menos accesibles, actualmente existe la sensación que las oficinas de este tipo están desapareciendo.

Esto va de la mano con la tendencia de los espacios abiertos, donde se reduce el número de puertas y muros para dar paso a puestos de trabajo que permitan la integración y colaboración. A esto se suman los cambios organizacionales, que implican el trabajo cada vez más remoto y una jerarquía mucho más horizontal.

Carolina Pérez, gerente general en Contract Workplace Chile, dice que “más allá de la estrategia de diseño que se aplique para cada caso, una característica de  las nuevas tendencias es que apuntan a disminuir al máximo el uso de las oficinas privadas, privilegiando la colaboración y la flexibilidad”.

Por superficial que parezca, el espacio físico puede afectar positiva y negativamente en los trabajadores, influyendo en su trabajo, compromiso y motivación con lo que hacen.

Un informe titulado “El compromiso y el espacio de trabajo global” de Steelcase, empresa especializada en diseño de mobiliario, reveló que los empleados comprometidos tienden a trabajar en organizaciones que fomentan una comunicación bidireccional, es decir, donde es posible tener acceso a la información en tiempo real sobre la compañía y los trabajadores pueden expresar abiertamente sus ideas. Es a raíz de esto que para Steelcase es clave que las empresas cuenten con rangos de espacios, tanto para grupos e individuos como teletrabajadores y residentes, junto con políticas laborales que les pemitan elegir las mejores maneras de hacer sus tareas.

La oficina del jefe

Las oficinas abiertas han dado paso a repensar la necesidad de tener o no espacios privados, como las grandes oficinas de los jefes, las que con el paso del tiempo han cambiado bastante, aunque sigue vigente la idea de que el tamaño de estos lugares está relacionado con la jerarquía.

Para la ejecutiva, en las empresas donde se sigue la tendencia de los espacios libres se busca limitar las barreras físicas casi exclusivamente a las salas de uso compartido. “Esto, porque el espacio de trabajo puede influir positivamente en el clima laboral y favorecer al sentido de pertenencia, lo que implica mayor compromiso y menor rotación laboral”.

Pérez dice que “por esta razón, las nuevas oficinas deben privilegiar la organización de los espacios de acuerdo a las tareas y no a la jerarquía; dado que los metros cuadrados son limitados, es necesario que los jefes, quienes generalmente pasan la mayor parte del día fuera de sus oficinas, se adapten a las nuevas tendencias, evitando construir paredes que los separen de sus empleados, favoreciendo la motivación de los equipos y aprovechando al máximo el espacio disponible en el lugar”.

Sin embargo, para los jefes sigue siendo difícil aceptar dejar de lado las oficinas privadas y sumarse a espacios abiertos, muchas veces, sin puertas y con sólo paneles transparentes, o junto con el resto de los trabajadores, pero con la ventaja de disponer de escritorios más grandes.

Espacios abiertos versus cerrados

Si algún jefe llega a asustarse, lo cierto es que esta tendencia no implica reducir la cantidad de espacios, sino que redestribuirlos. Para Carolina Pérez, en estos casos la barrera más difícil de romper es la cultura: “De nada valdrá contar con espacios magníficos si esta acción no está alineada con la cultura de la compañía; incluso, en ocasiones una redefinición del concepto de liderazgo y el estilo de gerenciamiento son necesarias”.

Esto, porque, de acuerdo con la ejecutiva, a la hora de diseñar un espacio de trabajo debemos enfocarnos en la necesidad de privacidad de algunas áreas o posiciones y lograr el equilibro entre éstas y las áreas colaborativas.

Los anterior es clave, porque varios trabajadores aprecia tener a disposición espacios privados. Según el informe encargado por la empresa de mobiliario Steelcase, sólo el 59% de los encuestados se siente satisfecho en su trabajo y 54% afirma que es capaz de trabajar sin ser interrumpido en un espacio colaborativo. Por lo mismo, el mensaje es no terminar con los espacios privados, que son necesarios para concentrarse y realizar actividades que requieren de mayor intimidad, pero siempre en busca del equilibrio.

El espacio de trabajo perfecto

Pese a las dudas, existe consenso en que las oficinas se han convertido en lugares donde se busca la mayor integración posible, con menos paredes y oficinas privadas. Y lo cierto, es que ahora el espacio de trabajo debe tener ciertas características.

Aquí algunas ideas:

  • Las jerarquías se diluyen y dan lugar a espacios más abiertos y transparentes.
  • Hay posiciones para estadías cortas y largas.
  • Se establecen zonas de silencio.
  • Cabinas telefónicas.
  • Salas de reuniones formales e informales.
  • Sectores de descanso.

¿Estás satisfecho con tu espacio de trabajo?

Sociometría: una disciplina clave para la sinergia laboral

La sociometría en la oficina es una tendencia global que ayuda a las empresas a estudiar y analizar el comportamiento de sus funcionarios, obteniendo así resultados para lograr una organización efectiva y alcanzar mejoras que impacten radicalmente de manera positiva, tanto en la organización como en las personas.

 

Medio: Infonegocios Paraguay

Actualmente existen nuevas formas de trabajo y de organización social impensables hasta hace un tiempo atrás. La nueva era del conocimiento exige una intensa labor cognitiva que depende, en gran medida, del desarrollo de las habilidades sociales y de la competencia tecnológica, lo cual ha provocado grandes cambios en las estructuras organizativas”, comentó Rafael Flom, director ejecutivo de la empresa Contract Workplaces.

Estos nuevos modelos laborales demandan una adecuada integración entre personas, tecnología y espacio físico. Pero ¿cómo saber si ésta ecuación está funcionando correctamente en la oficina actual? Y si no es así, ¿cómo definir la nueva estrategia para un espacio que permita mejorar el bienestar y la performance de las personas?

Según los directivos de Contract Workplaces la sociometría puede darnos una respuesta. Esta disciplina fue creada en 1920 por el psiquiatra rumano Jacobo Levy Moreno, para estudiar los vínculos que se dan en los grupos humanos y está comenzando a ser utilizada por las organizaciones para medir y analizar la relación entre estos tres aspectos fundamentales (personas, espacios y tecnología) dentro de un entorno laboral exitoso.

Correctamente aplicada, la sociometría brinda información clave para incorporar al diseño de las nuevas oficinas, conceptos basados en la experiencia del usuario que impactan de manera directa sobre la motivación, la calidad de vida y el desempeño de las personas.

Midiendo la efectividad del espacio

Para evaluar la performance del espacio de trabajo es necesario medir la efectividad de la relación entre el entorno físico y las actividades de las personas, incluyendo datos sobre los aspectos sensoriales y emocionales que influyen en su comodidad, creatividad, desempeño y calidad de vida.

La sociometría de los entornos de trabajo utiliza el conjunto de herramientas tradicionales como encuestas, observación directa y entrevistas, con el agregado de desarrollos tecnológicos que recolectan y procesan datos, permitiendo reconocer patrones y obtener un amplio panorama sobre la forma como se lleva a cabo el trabajo, las estructuras de relación social y los procesos dentro de las organizaciones.

El desarrollo tecnológico ha abierto una gran oportunidad para recolectar una enorme cantidad de información que puede ayudar a medir no solo la eficiencia del espacio en términos de costo por m2, sino también a evaluar en qué medida el diseño del espacio de trabajo le da soporte a la estrategia de negocios, a fin de sacar el mayor provecho del potencial que este importante activo estratégico representa para la organización.

La naturaleza actual de la tecnología móvil hace de los smartphones un medio ideal para el estudio tanto de las personas como de las organizaciones y lo mismo ocurre con los registros de actividad del correo electrónico, la navegación en la Web, la mensajería instantánea y la comunicación electrónica en general. Estos medios cuentan con la gran ventaja de poder ampliarse a miles de personas.

El “sociómetro”

Pero la tecnología ha llegado aún más lejos con la aparición del Sociometric badge (el sociómetro): un dispositivo electrónico portátil similar a las tarjetas de identificación, capaz de medir interacciones cara a cara, obteniendo patrones de comportamiento individuales y colectivos de forma automática a partir de señales sociales inconscientes.

Algunas de sus funciones son:

·         Medición del movimiento corporal como caminar, sentarse, asentir con la cabeza, mover las manos, etc.

·         Reconocimiento de las características de la voz para medir señales no lingüísticas como entusiasmo, nivel de interés y capacidad de persuasión.

·         Localización del usuario en espacios interiores.

·         Captura del tiempo de interacción cara a cara.

El análisis de estos datos brinda la posibilidad de comprender cómo se relacionan las personas dentro de la organización y detectar indicadores sobre la cohesión del grupo, la participación activa de cada miembro, la cantidad y calidad de sus conexiones, el flujo de la información, y muchas otras métricas que ayudarán a las organizaciones a tomar mejores decisiones.

Analizando a las personas

El análisis de esta enorme cantidad de información es un área de la inteligencia de negocios y la tecnología de Big Data llamada “People Analytics”.

“La interpretación de estos datos transformará nuestra comprensión sobre aspectos cruciales como los patrones de socialización en el lugar de trabajo, el impacto del diseño en las personas y las actividades y las claves de la creatividad”, explica Flom.

Este conocimiento se podrá usar para crear nuevas formas de organizar a la gente que mejorarán radicalmente la forma en la que trabajamos y diseñar espacios de trabajo de alta performance, que respondan a las necesidades cada día más complejas del actual contexto económico-social.

Contract Workplaces, empresa regional líder en conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo

La metodología de trabajo integral de Contract Workplaces incluye consultoría en workplace strategy, diseño, proyecto arquitectónico, construcción y equipamiento, programa de change management, logística de mudanza y servicios de post ocupación. La compañía desarrolla oficinas de alta performance, adaptadas a las necesidades de cada organización y alineadas con las últimas tendencias mundiales en arquitectura corporativa.

La empresa cuenta con operaciones en Argentina, Chile, Uruguay, Perú, México, Colombia, Ecuador, Paraguay y Bolivia, 300 profesionales altamente especializados y más de un millón de metros cuadrados construidos en la región.

En Paraguay puntualmente, Contract Workplaces realizó más de 25 obras y proyectos que representan más de 5.000 m2. La compañía, que posee oficinas propias en Asunción desde el año 2015, confía en liderar el mercado paraguayo de arquitectura corporativa en los próximos años.

Algunas de las empresas que confiaron el diseño y la construcción de sus nuevas oficinas a Contract Workplaces en el 2016 fueron: UnileverSamsungLouis Dreyfus Company, Embajada de Israel en ParaguayGrupo BarrLa ConsolidadaWines & SpiritsCadiem, entre otras.

El CEO de Contract Workplaces en El Observador

“La gente hoy ya trabaja en lugares que se supone que son de paso”
Medio: El Observador – Sección Economía y Empresas – Entrevista Víctor Feingold

El CEO de Contract Workplaces habló sobre nuevos formatos de oficina, el trabajo remoto y las ventajas del mercado uruguayo

Contract Workplaces es una empresa argentina creadora de espacios de trabajo presente en 10 países. Su nacimiento fue producto de una crisis. Su fundador, Víctor Feingold, se recibió de arquitecto en 1986 con el sueño de ver su nombre en revistas de arquitectura y carteles de obra en edificios. Esta idea se concretó hasta 1994, cuando la llamada crisis Tequila, originada en México, sacudió la región. Con 34 años, todos los proyectos que Feingold tenía en marcha como arquitecto independiente se detuvieron, quedó endeudado y volvió a la casa de sus padres. “Era como volver a empezar de cero”, contó Feingold a Café & Negocios. Más de 20 años después, recordar el episodio le causa cierta gracia. Decidió tomarse un tiempo para pensar la manera de capitalizar ese momento mientras continuaba con pequeños proyectos. Como de estudiante había trabajado en el área de diseño de la empresa de equipamiento de oficinas de su padre, analizó las ventajas de diseñar y construir oficinas: procesos más cortos, empresas con presupuesto, riesgos más claros. Diseño, equipamiento y construcción existían como servicios aislados, sin embargo encontró una oportunidad en el servicio integral de oficina como producto. De ahí surgió, en 1996, la empresa de la que hoy es CEO, que apuesta y recomienda las oficinas híbridas y en Uruguay cuenta con más de 30.000 metros cuadrados construidos.

¿Cómo llegó la empresa a Uruguay?
Cuando arrancamos en Argentina en 1996 nunca pensamos en salir. Otra crisis nos movió el piso en 2001. Ahí los teléfonos dejaron de sonar, no había trabajo. Pensé que teníamos que cerrar, veía todo negro hacia adelante. Pensamos que depender de los vaivenes de los humores políticos económicos argentinos era muy arriesgado y empezamos a mirar hacia afuera. No fue por vocación, sino por necesidad. La primera oportunidad apareció en Chile. Más adelante nos vinieron a ver un arquitecto y un economista que habían visto nuestro modelo de negocios y querían llevarlo a Uruguay. Tuvimos algunas conversaciones y abrimos. Por varios años nos mantuvimos con estas tres oficinas.

¿Cómo percibe el mercado uruguayo?
Es claramente pequeño y uno puede pensar que es poco atractivo. Pero encontramos una ventaja en eso. No teníamos competencia, con lo cual nos posicionamos muy rápidamente y nos convertimos en líder. Además hay mucho talento en Uruguay. Hoy tenemos un centro de servicios compartido de diseño basado en Montevideo que da servicios de diseño a varios países de Latinoamérica.

El trabajo remoto va en contra de la idea de oficina. ¿Qué desafíos presenta para Contract?
Lo que está pasando con las oficinas y creo que va a seguir la tendencia, es que lo que desaparece es la sede corporativa como el edificio gigante. Eso no quiere decir que se van a consumir menos metros sino que van a estar dispersos en un montón de lugares, algunos propios y otros on demand, oficinas como servicio. El trabajo remoto no implica que se va a hacer en la casa. El trabajo en algún lado se va a hacer. Va a haber nuevos formatos, un café, una biblioteca, una terminal de ómnibus. Nuestra área de acción seguramente salga de los edificios. La gente hoy ya trabaja en estos lugares que se supone que son de paso. Cómo hacemos entonces para darle mejores condiciones para que estos espacios sean más atractivos para trabajar sería el desafío.

¿Cómo se involucra al trabajador en el cambio de oficina?
Un día habíamos recién entregado una obra y me llaman diciendo que tenía que ir porque los empleados estaban muy incómodos con los asientos. No sabían como se usaban y que podían cambiar la posición. Los teníamos que capacitar. Ahí empezó la idea de integrar a las personas al proceso, no son usuarios que llegan y se adaptan alegremente. Cuando vos estás en una oficina cerrada y te pasan a una abierta, te sentís desnudo, no hay forma de que estés contento. Salvo que entiendas que hoy tu oficina no es más 3×3 sino que es todo el piso, que podés hacer todas las cosas que hacías en la oficina privada y muchas más en espacios diseñados especialmente para eso.

¿Usted tiene oficina privada?
No. Hay muchas compañías donde el presidente se sienta en un puesto exactamente igual al resto, empezando por la mía. Pero uno no puede obligar a un presidente a dejar la oficina privada. Hay un tema generacional, de rubros e idiosincrasias.

Oficinas sustentables: la clave del cambio está en las personas

Cómo lograr que los equipos se comprometan y adopten las prácticas necesarias para obtener una oficina sustentable. Propuestas sugeridas por Contract Workplaces, una empresa internacional de diseño y arquitectura.

Medio: La Nación Arq + Deco

País: Paraguay

La energía eléctrica se ha convertido en una parte indispensable de la vida moderna, ya que de ella dependen muchos servicios básicos tales como el suministro de agua potable, el funcionamiento de los ascensores, la iluminación, la seguridad, etc.

De más está decir que sin energía tampoco habría internet ni red de telefonía y que los dispositivos móviles serían inservibles. En un mundo que depende cada vez más del suministro de energía, hacen falta soluciones sostenibles e innovadoras para poder seguir evolucionando.

A la hora de pensar en un entorno de traba, la sustentabilidad ha dejado de ser un plus adicional y ha pasado a ser un requerimiento básico. Para lograr transformar la oficina en un ambiente sustentable, se deben rever cuestiones relativas al uso del espacio, a la tecnología y a las personas, ya que sin su participación y compromiso, ninguna medida de eficiencia energética será exitosa.

El ESPACIO DE TRABAJO

Desde Contract Workplaces, como expertos en conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo, señalan que para lograr una oficina verdaderamente sustentable es necesario poner el acento en el uso del espacio, en los nuevos estilos de trabajo mediados por la tecnología y en la cultura de la organización.

Para lograr un uso eficiente del espacio (numerosos estudios indican que el 60%, de las posiciones están vacías durante la jornada laboral) la solución más sostenible es adoptar un modelo flexible; los puestos de trabajo no asignados y los espacios multifuncionales son la clave de este nuevo tipo de organización. Una oficina cerrada puede usarse como sala de reunión o espacio de trabajo individual, dependiendo del usuario y de la necesidad del momento. Hay muchas oportunidades para flexibilizar el uso de los espacios y la idea es sacar el mayor provecho de cada uno.

Por otra parte, la irrupción de la tecnología informativa no solo llegó a la oficina para facilitar los procesos de la organización: muchas de ellas ayudan a controlar el entorno físico para proveer eficiencia y confort al lugar del trabajo. Los sistemas de automatización de los edificios inteligentes pueden controlar, operar y comunicar infinidad dispositivos: control de ocupación, de ventilación, de programación y zonificación de los sistemas de climatización, de iluminación, etc.

EL FACTOR HUMANO

Una gran parte del éxito de las medidas de eficiencia energética que se adopten en una organización dependerá del comportamiento y los hábitos de los usuarios directos: los empleados. Es por ello que resulta esencial hacerlos participes del compromiso adoptado por la compañía, con el objetivo de reducir el consumo energético e involucrarlos activamente desde el principio, mediante una comunicación efectiva. Las intervenciones tecnológicas  tienen bajo impacto si se llevan a cabo sin ningún tipo de programa dirigido a fomentar el cambio de conducta.

Una parte del problema reside en que, muchas veces, el diseño del sistema no tiene en consideración al usuario, pero, en otros casos, el problema es mucho más simple: el sistema es sencillo de utilizar, los controles son accesibles, pero nadie se ha tomado el trabajo de explicárselo a los usuarios.

“Como expertos en espacios de trabajo entendemos que si una organización se preocupa por ofrecer un entorno de trabajo sustentable y provee la tecnología adecuada para optimizarlo, no puede perder de vista que, para que estos cambios sean efectivos,  debe tener en cuenta a las personas que van a hacer uso del mismo. La información y la capacitación son claves pan implementar un cambio en los hábitos de consumo de las personas, ya que el conocimiento otorga un marco de referencia sin el cual los consumidores no pueden saber si su gasto es excesivo”,  aseguran desde la compañía.

Estudios de post-ocupación revelan que, a pesar de la implementación de nuevas tecnologías y  modernos sistemas de automatización de edificios, aún existe una gran cantidad de quejas por parte de los usuarios sobre el confort térmico, la ventilación, el nudo y la iluminación, incluso en edificios diseñados con criterios sustentables. La evidencia indica que, en el afán de contar con algún grado de control sobre el entorno físico, mucho veces los usuarios pueden ignorar (incluso alterar) los sistemas de bajo consumo y de ahorro de energía del edificio. Esto significa que, si los usuarios se sienten incómodos, van a tratar de tomar el control de su entorno para adaptarlo a sus necesidades.

PROGRAMA

Para ayudar a la compañías a aprovechar los recursos que el espacio ofrece y lograr modificar las prácticas y costumbres de las personas que lo ocupan, Contract Workplaces propone un programa de Change Management diseñado especialmente pan acompañar a las organizaciones durante los procesos de cambio llamado CPC (Comunicación Positiva del Cambio).

Desde Contract Workplaces reconocen que adoptar nuevos modelos trae consigo un elemento de resistencia que es propio del ser humano, aun cuando esa modificación sea Indefectiblemente positiva. Por ello, su propuesta de CPC para gestionar correctamente estas transformaciones implica desarrollar e implementar un plan estratégico que involucra herramientas, recursos y procesos que ayudan a los individuos y a las organizaciones a atravesar exitosamente cualquier transición adaptación.

Sea con un asesor externo o con el apoyo de las áreas involucradas internamente, será tarea de las organizaciones lograr el compromiso necesario de su gente para cumplir con sus objetivos de contribuir con el cuidado del medioambiente. La comunicación efectiva de las iniciativas y las acciones sustentables que se están llevando a cabo junto con la retroalimentación continua son factores esenciales para una modificación duradera en el comportamiento.

CONCLUSIONES

Dentro de las organizaciones, cada vez existe mayor conciencia del impacto que las actividades humanas tienen sobre el medio ambiente. Con el desarrollo de las tecnologías de la comunicación, los modelos de trabajo flexibles y colaborativos se convertirán en la solución más sostenible pan que las compañías puedan satisfacer sus necesidades de manera más sustentable. Sin embargo, pan crear una cultura empresarial comprometida es necesario comprender que el potencial de la empresa depende de la capacidad de los individuos  que la componen. La clave radica en brindar a los empleados la capacitación y comunicación necesaria para que la empresa pueda convertirse en una organización verdaderamente sostenible.

ACERCA DE CONTRACT WORKPLACES

Contract Workplaces es la empresa regional líder en conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo. Su metodología de trabajo Integral incluye consultoría en Workplace Strategy, diseño, proyecto arquitectónico, construcción y equipamiento, programa de change management, logística de mudanza y servicios de post ocupación. La compañía desarrolla oficinas de alta performance, adaptadas a las necesidades de cada organización y alineadas con las últimas tendencias mundiales en arquitectura corporativa.

Cuenta con operaciones en Argentina, Chile, Uruguay, Perú, México, Colombia,  Ecuador, Paraguay y Bolivia, 300 profesionales altamente especializados y más de un millón de metros cuadrados construidos en la región.

En Paraguay puntualmente Contract Workplaces realizó más de 25 obras y proyectos que representan más de 5.000 m2. La compañía posee oficinas propias en Asunción desde el año 2015.

 

 

Oficinas: Espacios para mejorar el clima laboral

Medio: Revista Clarín Pymes

Generar lugares de descanso e interacción “Tener estos recreos durante el día, ayuda a pensar más claramente”, explican en Belatrix.  “Muchas veces estos momentos sirven para desarrollar en forma más relajada nuevas ideas con los compañeros”, dice Horacio Cappa, de Belatrix.
En el diseño de oficinas, algunas de las nuevas tendencias apuntan a beneficiar la vida cotidiana de los empleados, logrando así empresas más exitosas.

Cuando un sitio de trabajo incorpora elementos pensados para la salud física y mental de sus empleados, así como en el alivio del estrés y la presión que generan las largas jornadas laborales, no es difícil imaginar una mejora en la productividad. `Hoy, se tiende a promover el trabajo colaborativo, la fluidez en las comunicaciones, la informalidad, la calidad de la vida laboral, la diversión y el trabajo (no diversión versus trabajo). Se busca que haya menos jerarquías y mayor horizontalidad en las estructuras organizativas`, explica Daniel Cohén, de Miller Zell, especializado en generar la estructura de oficinas que apunten a que todo esto se dé.

“Estas nuevas oficinas ayudan a lograr que los recursos humanos estén en mejores condiciones físicas y mentales y, en definitiva, que los negocios funcionen mejor y más efectivamente”, afirma la psicóloga Sandra Goldstein, especializada en relaciones laborales.

Los cambios llegaron de la mano de los “millenial”-nacidos entre 1981 y 1995- y se expanden hacia las generaciones mayores. “Para las generaciones jóvenes, la diversión en el lugar de trabajo es un requisito, no sólo un beneficio”, explica Alejandro Mariani, gerente general de Contract Workplaces Argentina. Y agrega que las empresas empiezan a reconocer la necesidad de crear un ambiente de trabajo lúdico y creativo, para reclutar y retener talentos.

El diseño de oficinas cambió: sumó ventanales, salas de reuniones con sillones y mesas bajas, equipos de playstation, ping-pong, metegol, guitarras y juegos de mesa; salas de descanso con pufs, hamacas paraguayas y enormes sillones; y hasta salas de masajes, cintas y bicicletas para hacer gimnasia.

“En la Argentina, tenemos espacios para jugar al metegol, ajedrez, ping-pong y videojuegos. Hay un lugar para meditar. Además, tenemos un gimnasio, una sala de masajes, una sala de música con instrumentos y una de yoga”, cuenta Florencia Sabatini, de Google Argentina.

Si bien parece una misión imposible que una pyme pueda hacer estas transformaciones, algunas de ellas sólo exigen un cambio de `chip`. Por ejemplo, para sumar hábitos saludables se pueden comprar 2 kilos de fruta por día, o bien utilizar alguna superficie sin uso para una sala de yoga, o -con una inversión moderada- animarse a una bicicleta fija y una cinta. `A través de su cultura corporativa, una empresa puede contribuir a mejorar la salud de los trabajadores. También es posible fomentar la alimentación sana ofreciendo frutas en el comedor como snacks para media tarde y media mañana`, cuenta Mariani.

Según los especialistas de Contract Workplaces, `este tipo de espacios complementarios influyen positivamente en el desempeño, ya que pueden ser la liberación necesaria para combatir el estrés en la oficina, contribuir en el aprendizaje, aumentar la productividad y bajar los niveles de ausentismo`.

 

Abrir las oficinas a la luz natural: ”El sol conecta con el afuera y relaja el estrés”, dice Daniel Cohén, de Miller Zell.

Bienestar: “Para sentirnos bien, todos necesitamos luz natural y vistas al exterior`, explica la psicóloga Sandra Goldstein.

Plus: Además, se genera ahorro energético y se cuida el medio ambiente, valores que logran mayor fidelización.

Valores lúdicos: Son prácticas que llegaron de la mano de los “millenials”, pero que nadie rechaza.

Relax: ”Jugar es una terapia exitosa para tratar el estrés, la ansiedad y la presión laboral”, explica Goldstein.

Beneficios: “Está comprobado que un tiempo para el juego optimiza la productividad de la empresa”, cuenta Alejandro Mariani de Contract Workplaces.

Promover hábitos saludables: “Sentirse bien es necesario para poder desarrollarse en distintos ámbitos”, afirma Goldstein.

Herramientas: Gimnasios, clases de yoga, sala de masajes, espacios para meditación. Distintas alternativas que van llegando a las oficinas.

Cuidados: Promover que los empleados estén más sanos física y mentalmente, disminuye el ausentismo en las empresas.

Reuniones como en el “living”: “La clave del éxito radica en el intercambio de ideas y el trabajo en equipo”, dicen en Google.

Más relajados: La falta de estructura y la comodidad en las reuniones genera mayor horizontalidad y que surjan ideas más frescas.

En desuso: “Las mesas enormes con el gran sillón en la punta dejaron de usarse porque las nuevas generaciones las rechazaron”, dicen en MillerZell.