arrow-left-lightarrow-leftarrow-right-lightarrow-rightarrow-thin-left arrow-thin-right browser-search cup heart indicator laptop layers layout-4boxes layout-sideleft mail-heart mail map-pin mixer mouse nav paintbucket pencil-ruler phone picture play video
En esta sección de nuestro sitio podrás conocer las últimas novedades, lanzamientos y artículos de prensa vinculados a nuestras obras.

Eficacia, la clave para evolucionar

Contract Workplaces en Paraguay

La multinacional revela insospechados detalles acerca de la nueva tendencia laboral que marca el éxito o la desaparición de las empresas, los empleados y su tarea a distancia, y hasta la reestructuración de los espacios para mejorar la performance. La frase “el que no se adapta muere” recuerda la teoría de la selección natural de Darwin y nos traslada quizás a una visión de los grandes dinosaurios, otrora gigantes y poderosos, hoy desaparecidos. Sin embargo, el sentido de esta implacable ley primigenia, que está más vigente que nunca se refiere al ámbito empresarial y a que las compañías deben necesariamente evolucionar para seguir adelante. “La empresa que no innova pierde rápidamente competitividad por el vértigo de esta época. Hay miles de ejemplos de firmas que no se han adaptado a este ritmo de cambio y han caído, por ejemplo Kodak. La necesidad de innovación es clara”, explicó Rafael Flom, director comercial regional de Contract Workplaces, la empresa que desde hace 2 años crea espacios de trabajo innovadores y de alta performance, implementando las últimas tendencias internacionales en workplace design.

 

Cada palabra del ejecutivo es una nueva sorpresa que revela los secretos del modo en el que se desarrolla el actual mundo empresarial. No es para menos, ya que el experto no solo ofrece una propuesta de valor, que es el diseño y construcción de interiores, sino que además hace el seguimiento de sus clientes y les aconseja cómo deben desempeñarse. Desde hace dos años Contract Workplaces desembarcó en Paraguay y es uno de los 9 países de Latinoamérica en los que opera. Con suficiente experiencia para reflexionar sobre lo que sucede en todo el mundo, indica que las empresas necesitan aggiornarse y más allá de que se estén expandiendo o no, enfatiza, que un espacio puede facilitar la forma de trabajar, hacer al personal más productivo o complicar más el panorama. Ese espacio es una herramienta de gestión. En la medida que la oficina tenga las condiciones para provocar procesos o conductas, todo funciona mejor ya que el lugar en el que trabaja una persona influye mucho en su estado anímico.

 

 

El Ceo Víctor Feingold, en su visita a Paraguay opinó que el mercado depende en gran medida de las situaciones locales y que, aunque claramente este no es el mejor momento económico de América Latina, sin embargo no significa ni remotamente que no haya trabajo. Lo que sucede es que los procesos solo se alargan más, existen más indefiniciones, las empresas requieren más tiempo para tomar decisiones, pero no dejan de estar activas. Y con una voz calma, advirtió: “Lo que está pasando es que la forma en la que se trabaja está cambiando de una manera vertiginosa. Por el advenimiento de la tecnología, todos los trabajadores se están convirtiendo en nómades, es decir, el trabajo viene a ellos y ellos ya no necesitan estar sobre un escritorio para hacer las tareas. Toda la dinámica de cómo se trabaja está cambiando”, reveló Víctor.

El jefe remoto. Para el profesional, esta nueva conducta laboral hace que cada vez más la gente trabaje descentralizando servicios y explicó que en Paraguay, por ejemplo, puede haber un centro de servicios que asiste a otros países -lo que hoy día es muy común- y por lo tanto el empleado local puede tener a un jefe remoto a quien nunca ve en persona. Esa tendencia también está cambiando drásticamente la dinámica de cómo se estructuran las empresas y localizan servicios allí donde les sea más conveniente. Un detalle importante y que pocos llevan en cuenta es que las ciudades principales de América Latina están colapsadas, lo que afecta directamente al empleado, quien siente muchas veces que es muy complicado trasladarse desde su casa a la oficina y viceversa. Eso hace que se empiece a flexibilizar la forma en la que se trabaja y los jefes no necesitan que todos sus operarios entren y salgan a la misma hora. Esto permite, por lo tanto, que se generalice el trabajo a distancia. Cada vez con mayor frecuencia se observa que los empleados pierden la costumbre de llegar a la oficina en un horario determinado y ver que tienen su escritorio. “Esto cobra menos sentido porque ya no tengo a todas las personas trabajando a la misma hora. Los empleados no necesariamente precisan estar presentes para hacer su tarea porque lo pueden hacer de forma remota. La tecnología nos permite trabajar desde cualquier lugar y en cualquier momento”, indicó el Ceo y añadió que las nuevas generaciones ya tienen otras expectativas, lo que contribuye a que la naturaleza del trabajo esté cambiando, lo que por consiguiente supone un cambio en las oficinas mismas.

La evolución del sistema laboral en las compañías presenta la característica de que el trabajo se desarrolla cada vez más en equipo y en forma colaborativa. Es por eso, que en la actualidad las empresas de vanguardia prefieren oficinas abiertas para que la comunicación se facilite. Todo lo referido al trabajo repetitivo lo han empezado a hacer las máquinas y las personas se dedican a las tareas más livianas, y para esto requieren de un mayor relacionamiento con sus pares. Contract Workplaces interpreta cómo se produce la innovación en las empresas y sabe que esta no viene de una persona aislada, sino que surge del encuentro entre personas, muy diversas, en sus perfiles que intercambian opiniones, a través de esa integración. Las estructuras tienden a esquemas en las que las plantas son más abiertas. “Nosotros somos los encargados de traducir en espacios físicos, esas tendencias. Nos dedicarnos exclusivamente al diseño y construcción de interiores de oficinas y como parte del proyecto de expansión de la empresa siempre nos pareció interesante el mercado de Paraguay y fundamentalmente en los últimos dos años cuando comenzó a haber un desarrollo muy fuerte en cuanto al mercado de edificios corporativos”, explicó Víctor.

Llegada. En Asunción abrieron hace dos años. Comenzamos con un showroom en el complejo del World Trade Center, y, a medida que se terminaba la construcción, ellos también iniciaron sus primeras obras y ya tienen 8 finalizadas. Estas son empresas familiares paraguayas, así como multinacionales que operan en el mercado interno. A diferencia de los proyectos tradicionales de arquitectura que tienen plazos de 24 meses, el negocio de Contract Workplaces es mucho más vertiginosa, a tal punto que pueden entablar una conversación con un cliente hoy y tener la obra terminada en 6 meses. Hoy día tienen entre 8 y 9 clientes en carpeta en distintas fases de avance. También tienen obras en ejecución y algunas que se acaban de entregar, como el caso de Unilever, que es un proyecto muy emblemático. “Estamos con 3 proyectos que casi están terminados como para poder comenzar la obra. Estimamos que tendremos unas 3 o 4 obras más en este año y 12 o 14 más en el 2017”, adelantó el Ceo. Montar una oficina sustentable tiene muchas variables. La primera es, en qué condiciones entrega el cliente el edificio en el que quiere que se obre la transformación. Suponiendo que en él no hay nada instalado, el presupuesto dependería del capital y calidad que desea invertir el cliente. Por eso Contract Workplaces tiene institucionalizado un índice de medición de costos de construcción de interiores de oficina y hoy lo presenta en 3 países, pero la idea es tenerlo en todos los países en los que opera.

En Paraguay ofrece una construcción de lujo, otra gama muy buena y una tercera estándar. Los precios de la construcción tienen como base USD 400 por M2 y pueden ir hasta los USD 600 el m2 de la oficina, dependiendo de cuan compartimentada sea esa área y de lo que expresamente quiere el cliente. “Nuestro trabajo empieza cuando una empresa nos contacta y nos explica qué necesita cambiar en la oficina y por qué motivo. Entonces investigamos cómo es la empresa, qué necesita, cuál es su perfil, sus empleados. Una empresa en Paraguay no es la misma que en Colombia a pesar de que formen parte de la misma firma. Debemos descifrar el ADN de la empresa, ya que eso contribuirá a la creación de la estrategia sobre sus espacios de trabajo: Si deben ser todos cerrados o abiertos, cuántas salas de reunión necesitan, qué tipo de salas de reunión y qué cantidad”, enumeró Víctor. Rafael contó, además, que la tarea acarrea detalles colaterales inimaginables. Por ejemplo, lo que pasa con las nuevas oficinas. Ese puesto de trabajo que un empleado antes ocupaba, luego del rediseño pasó a ser una oficina con un set de espacios que todos usan de acuerdo a las necesidades. El funcionario debe adaptarse a la transformación y para ello debe cambiar el “chip”, es por eso la importancia de que los expertos de Contract Workplaces expliquen que el empleado no perdió su espacio de trabajo, sino que por el contrario ganó todo el edificio.

“El proceso que se hace con la gente es integrarlos al proyecto y no imponerles un lugar. Nuestra bajada es de espacios de alta performance, buscamos lugares donde la productividad aumente. En la medida en que las personas estén felices en sus lugares de trabajo van a trabajar mejor y van a rendir más”, analizó Rafael.

Para finalizar, Víctor agregó que para Contract Workplaces lo importante es haber podido instalar una capacidad de operación autónoma en Paraguay. Para lograrlo trajeron a expertos internacionales para transferir los conocimientos a los profesionales locales para mejorar la propuesta de valor. Incluso los proyectos ya los están presentando actualmente en realidad virtual y desde el 17 de setiembre cuentan con una app móvil para facilitar el intercambio de diseños y proyectos con sus clientes. Otra importante novedad es que en dos semanas más premiarán al mejor proyecto de los 34 presentados en la región en el 2015.

El “efecto lounge” ayuda a generar ámbitos relajados

70%  ES PLANTA LIBRE. Ése es el porcentaje promedio del espacio que ocupa la planta abierta en una empresa, el típico cubículo deja paso a planos de trabajo compartido.

47% DEL HORARIO LABORAL. Ése es el porcentaje del horario laboral que los puestos fijos son ocupados por los empleados: en el caso de las salas de reunión aumenta al 55 por ciento

Hoy en día, y cada vez más, la oficina se transforma en un espacio destinado al encuentro y al trabajo colaborativo del que nacen las ideas y la innovación. La ecuación “un puesto de trabajo, una persona” ya no es eficiente: los trabajadores de hoy necesitan diferentes entornos para diferentes actividades. En línea con este fenómeno, en la actualidad, aproximadamente el 70 por ciento de los espacios de trabajo está diseñado como oficina de planta abierta: “El típico cubículo deja paso a planos de trabajo compartido,  con paneles más bajos o inexistentes que facilitan la colaboración y las reuniones informales”.

 

 

En cada piso de la sede corporativa de Tarjeta Naranja en Córdoba hay lugares de trabajo alternativos e informales, de uso libre, de doble o triple altura, dispuestos como livings con sillones para trabajar y charlar: “Además, el edificio tiene 22 salas de reuniones totalmente equipadas tecnológicamente para reuniones de trabajo más formales” cuenta Eugenia Patifio, gerente senior de Recursos Humanos de la firma. “Hoy predominan espacios abiertos con mesas de trabajo comunes y livings para todos sus empleados, salas de reuniones cerradas con vidrios de forma que quedan a la vista integradas al resto del espacio” explica en sintonía Javier Rius, gerente general de Ayres Desarrollos, quien agrega que las empresas buscan espacios cálidos, luminosos, en contacto con la naturaleza.

Casa Naranja cuenta con un patio central para aprovechar y comer al aire libre y otro con un espacio de juegos, lugares para sentarse, ha-macas y mesas de ping-pong. “La planta baja cuenta además con asadores para festejos y una terraza con quincho para festejos informales” agrega Patilla. “El traer “la casa a la oficina” o -efecto lounge” es un ejemplo de cómo lograr un ámbito de trabajo relajado donde fluyan las ideas y el trabajo en equipo” cuenta Hecht. “En todos los pisos de  las oficinas de Turner contamos con pequeñas islas de cafeterías que fomentan el encuentro entre los equipos” subraya Alejandro Besio, VP de comunicación corporativa y marketing para el mercado hispano de Turnar Latin America, quien agrega que además cuentan con una amplia terraza con espacios verdes y parrilla: “También tenemos una plaza seca en el pulmón del edificio en donde se realizan múltiples actividades, desde eventos internos hasta incluso clases de yoga” , describe. Según explica Juan Pablo Gutiérrez, especialista en oficinas corporativas, si hay salas u oficinas cerradas, tienden a ser ubicadas en zonas centrales y no contra las ventanas: “Con esto se logra que todos los empleados tengan acceso visual al exterior y mejor iluminación natural”. En las instalaciones de OLX todos los espacios son abiertos y tienen acceso a cualquier sector dentro de la empresa: “Si bien hay oficinas cerradas, todas son visibles desde cualquier lugar” resume Gonzalo Mones Cazón, director de Recursos Humanos de OLX Latam, quien cuenta que también tienen Candy corners -quioscos- en to-dos los pisos abiertos todo el día.

“También tenemos sala de masajes; playroom con ping-pong, metegol, playstation, juegos de mesa y un conjunto de música: patio, salas de call open space en todo un piso para cualquier tipo de evento o reunión, o simplemente compartir el día” Sin embargo,  estos ambientes abiertos no son, necesariamente, la solución ideal para todo tipo de tarea. “El ruido, las distracciones, las interrupciones constantes y la falta de privacidad suelen ser las principales fuentes de queja. Tampoco el de todo tipo de personalidades” advierte Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces. “Siempre incluimos el espacio privado dentro de los proyectos, ya que las tareas que requieren privacidad forman parte de las actividades diarias -señala Hecht-y apunta que hoy existe una gran cantidad de tipologías nuevas e híbridas: “Hay opciones semi cerradas que se customizan para cada empresa: por ejemplo phone booths -o cabinas teléfónicas- touch-downs, silent rooms, brainstorming  áreas, collaboratives spaces, entre otras áreas” Desde 2016 en las oficinas de Mondelez Internacional Cono Sur, las estaciones de trabajo son abiertas y de libre ocupación: “Independientemente del cargo, la antigüedad o la función del colaborador, todos pueden elegir dónde ubicarse cada dia. No existen escritorios individuales,  cada día las estaciones de trabajo deben quedar libres de objetos para que otros puedan utilizarlas”, relata Paula Molinari, presidente de Whalecom. En las oficinas de la multinacional se promueven los espacios de colaboración que indican zonas o áreas destinadas a reuniones de equipo, tanto en espacios abiertos como por ejemplo las zonas de café como los cerrados-salas de reuniones-. “Se está trabajando en crear espacios individuales para tomar llamadas o atender una videoconferencia” indica Valeria Tourret, líder de Recursos Humanos Cono Sur.

El diseño,  en definitiva, debe responder a las múltiples necesidades: “Cada uno puede elegir el ámbito más adecuado para la tarea que tiene entre manos -trabajo de concentración,  reuniones de equipo,  llamadas telefónicas, etc.- en lugar de trabajar en un solo entorno, anclado en un escritorio. La clave es el equilibrio entre espacios de interacción con otros de calma y privados” analiza Feingold. Por otra parte. Cristóbal relaciona la eficiencia de los espacios de trabajo con la cultura de la compañía “La oficina tiene que reflejar la identidad y la cultura de la organización. No es lo mismo hacer eficiente un estudio de abogados que una empresa de consumo masivo”, concluye.

Diario La Nación impreso – Inmuebles comerciales

Oficinas y la hora de democratizar los espacios

Oficinas y la hora de democratizar los espacios
Renovar un espacio de trabajo impacta en aspectos mucho más allá de lo estético e incluso pueden ser decisivos para repuntar los indicadores financieros de una empresa.
La renovación de una oficina, ya sea producto de una modernización o del traslado a una nueva ubicación, es un hito que permea todo el tejido de las organizaciones y no sólo lo estético. El despliegue físico de una compañía es un proceso que no es simple porque debe considerar cuidadosamente un amplio espectro de factores, que van desde lo emocional hasta los aspectos financieros, no sólo de costo, sino que también de propender a un uso cada vez más eficiente.

En el camino, además, cruzan elementos como la salud de la organización y de las personas que la componen, así como la capacidad del grupo para lograr mejores resultados: “La oficina debe ser comprendida como una herramienta de gestión y en la medida en que esté más ajustada funcionará de una mejor manera”, explica Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces, una firma que hace más de una década opera en Chile asesorando a las empresas en la búsqueda, ampliación, diseño o traslado de oficinas. Así, cuando se habla de los elementos que un espacio de trabajo debe incorporar o la mejor forma en que estos podrían organizarse, el análisis tiene que ser multidimensional y si hablamos de tendencias lo que hace algunos años viene ganando cada vez más terreno es la transición hacia el “open space”. Este concepto, que es una derivada de los procesos innovativos de las empresas tecnológicas, se alza como una respuesta efectiva para requerimientos más complejos como hacer más eficiente el uso de la superficie disponible, lo que permite, por ejemplo, reducir los espacios sin perder en confort para los equipos, o bien reducir el costo por metro cuadrado, un factor clave en los tiempos que corren. En lo que respecta a este punto, el ejecutivo precisa que este tipo de distribución privilegia las actividades que realiza la empresa y no las jerarquías que la componen, ya que esto último resulta poco eficiente, porque esas oficinas monopolizan recursos valiosos como las ventanas y, por ende, la luz natural y al mismo tiempo habilitarlas supone un costo mayor (construir paredes, poner puertas, multiplicar sistemas de control del clima). “Cuando el presidente o las gerencias se reservan las áreas más valiosas de las oficinas, un recurso valioso como la luz natural se desaprovecha, porque está claro que mientras más alta es la posición menos individual es el trabajo y por ende los metros de esas oficinas se subutilizan, cuando en realidad podrían destinarse a desarrollar el negocio”, plantea este arquitecto que ha participado activamente en la feria Expoffice 2017, que se desarrolla en el parque Titanium.

Costo vs Inversión
En tiempos de desaceleración como los actuales, se hace lógico pensar que los procesos de redistribución en las oficinas para alcanzar eficiencias están a la orden del día. Sin embargo, el ejecutivo comenta que no es tan así, porque como sucedía hace unas décadas con la tecnología, la renovación de oficinas es vista como un gasto más que una inversión que puede mejorar no sólo la productividad de la organización, que con más confort se desempeña mejor. A ello se suma que los ahorros que permiten estos procesos pueden llegar a ser más efectivos que planes de contención más agresivos, porque en muchos casos la mantención de la oficina puede ser el segundo mayor costo de la empresa tras el personal. La diferencia es que esos ítems están difusos en el presupuesto. La estimación de Feingold es que la mantención de una oficina cuesta al mes en promedio $ 33 mil (US$ 50) por metro cuadrado y cada trabajador requiere una media de diez metros cuadrados, considerando los consumos, accesos de TI, climatización, mantención y limpieza. “Cuando expresas ese monto en términos anuales y lo multiplicas por cada trabajador, adviertes que puedes mejorar la distribución en dos sentidos, para usar menos espacio o para rentabilizar mejor la superficie que ya tienes, mejorando incluso los indicadores financieros ¡Cuántos ejecutivos no se matan por un punto de Ebitda!”, puntualiza el ejecutivo.

No todos están listos para dar el salto
Aunque esta forma libre y más eficiente de concebir los espacios de trabajo es transversal y se ve cada vez más en distintos sectores de la economía, el CEO de Contract Workplaces (firma que también opera en Argentina, Colombia, México, Uruguay, Ecuador y Bolivia) reconoce que hay ciertas actividades o industrias, que califica como -más tradicionales-o donde los elementos aspiracionales están más arraigados, donde esta transición ha sido más compleja e incluso podría no darse. Un ejemplo podrían ser los estudios de abogados, dice, porque en general el desarrollo de esa carrera está asedado a alcanzar un cierto estatus, lo que incluye instalarse en un gran privado, tener una secretaria y un estacionamiento, lo que hace que en esos casos la eficiencia no sea el incentivo y que bufetes grandes que han tratado de implantar este modelo han visto partir a sus asedados a empresas que pese a ser más pequeñas les aseguran ese beneficio. En otro tipo de empresas más tradicionales o antiguas la transformación es parcial, es decir, los niveles altos de la organización mantienen sus estructuras físicas de oficinas, pero implantan estos modelos libres en los niveles más operativos. Un mundo aparte en este sentido, dice Feingold, es el sector público, área donde su empresa comenzó a prestar servicios recientemente. En este caso, comenta el ejecutivo, si bien la resistencia al cambio es más fuerte que a nivel privado al punto que posterior a la reorganización los trabajadores tratan de revertir las adecuaciones. Feingold comenta que la racionalización de estas oficinas debería ir en aumento, básicamente porque las entidades siguen creciendo y el espacio disponible en su ambiente natural, que es la zona centro, es escaso lo que obliga a buscar formas para usar mejor las superficies.

El factor humano
Todas las fases de la renovación de una oficina tienen una alta incidencia en los equipos de trabajo de las empresas, porque tienen un componente emocional y sicológico importante, razón por la cual es vital llevar adelante estos procesos en forma adecuada. La transición hacia los espacios abiertos -y con ello el acceso a la luz natural, que a su juicio es el elemento que más incide en el funcionamiento adecuado de los trabajadores-, se traduce directamente en un repunte de indicadores como el desempeño laboral y lo que es más importante, dice Feingold, de felicidad de los integrantes de la organización. Si a la vista, que también les devuelve a las personas la línea del horizonte (que es clave en varios procesos del organismo), se suma una iluminación adecuada de los espacios de trabajo (asimilando lo que las personas encuentran en los espacios abiertos) y elementos que conecten con ese entorno (como colores tierra o plantas), las oficinas se convierten en un instrumento que puede favorecer la retención del talento, especialmente de profesionales jóvenes. Al mismo tiempo estas condiciones potencian el desempeño del negocio, porque las empresas observan una baja en la tasa de ausentismo por enfermedades laborales (derivadas de temas posturales y también la depresión). Sn embargo, pese a beneficios como estos, hay factores culturales o generacionales que imponen desafíos a estos cambios, razón por la que la participación de los trabajadores en el proceso, dice el ejecutivo es vital, porque la reticencia al cambio es un factor innegable con el cual las empresas tienen que lidiar no sólo previo a decidir la renovación, sino que incluso posterior a ella, aunque Feingold plantea que cuando un proceso se hace bien la transición también es buena.

El poder del benchmark
El CEO de Contract Workplaces dice que el benchmark es una de las claves que detona la decisión de reestructurar o renovar un espacio de trabajo. Los clientes buscan conocer lo que otras empresas de su sector están haciendo en este aspecto, no sólo a nivel internacional sino que también en el mercado local, explica. -Estos ejercicios de visitar y ver este benchmark en oficinas permiten que el cliente vea también los avances que tienen estas empresas en su productividad y el clima laboral, y eso los motiva para replicar estos conceptos en sus instalaciones-, apunta Feingold. Sostiene que ante un traslado de oficinas, la gestión del cambio es vital y esto considera no sólo recabar previamente inquietudes y necesidades de los distintos estamentos de la organización para considerarlas en el diseño de los espacios bajo un concepto de usabilidad, sino que también es necesario, durante el proceso, establecer canales de comunicación formales e informales, a través de figuras de liderazgo que van comunicando los avances y matizando los temores propios de estas etapas de renovación. “Una mala administración de estos procesos puede llenar de malas noticias un proyecto que debería ser una muy buena noticia para la empresa-, asegura.

DIARIO FINANCIERO – DFweekend REPORTAJE – Chile

Contract Workplaces en Expoffice Chile 2017: Oradores y temáticas de la conferencia

Contract Workplaces tendrá presencia con un destacado stand y ofrecerá un ciclo exclusivo de charlas en Expoffice Chile, el Salón Internacional de Equipamiento para Oficinas y Oferta Inmobiliaria. El encuentro tendrá lugar los días 15, 16 y 17 de marzo en el Santiago Business and Conference Center del Parque Titanium (Costanera Sur 2730, Las Condes, Santiago de Chile).

Como expertos en espacios de trabajo, Contract Workplaces ofrecerá a los visitantes una experiencia 360° a través de la cual se podrán recorrer virtualmente algunas de sus obras más destacadas. El espacio Contract contará también con un área lounge para que los invitados puedan relajarse, conversar y asesorarse con sus especialistas sobre las últimas tendencias en materia de diseño y habilitación de oficinas.

La compañía, además, invita a reflexionar y debatir sobre las últimas tendencias en dinámicas y espacios de trabajo, el impacto de la tecnología y los desafíos de innovación en este terreno, de la mano de los reconocidos oradores internacionales:

*Santiago Fernández Escobar, fundador y CEO en Acros Training examinará los Elementos fundamentales de un gran management.

*Cristian Fajre, Business Unit Director para Latinoamérica en Globant disertará sobre Cómo crear una cultura de innovación.

*Gil Giardelli, fundador de 5ERA, experto en cultura e innovación digital profundizará sobre El futuro de los talentos y la 4ta revolución industrial.

*El arquitecto Víctor Feingold, fundador y CEO Contract Workplaces, analizará el impacto de los estudios de habitabilidad en entornos de alta exigencia sobre el diseño de los espacios de trabajo en La odisea del espacio.

Las conferencias se llevarán a cabo durante la mañana del 16 de marzo en el auditorio de Expoffice, con entrada gratuita para todos los asistentes de la feria.

Expoffice reunirá todo lo necesario para la implementación de un espacio de trabajo, útil, productivo y acogedor en un solo lugar. Esta feria internacional será el punto de encuentro para aquellos interesados en tendencias sobre espacios de trabajo, muebles, servicios y equipamiento para oficinas y oferta inmobiliaria para empresas, pymes y profesionales.

Haz click en la imagen para conocer la agenda de charlas:

Para acceder a una entrada sin cargo, envíe un mail a Loreto Espinoza: lespinoza@contract.cl (Cupos limitados).

Para más información acerca del evento ingrese en: http://expoffice.cl/.

Para pre-acreditaciones, http://expoffice.cl/registro-asistente/

CONTRACT WORKPLACES: BALANCE REGIONAL 2016 Y PROYECCIONES 2017

Contract Workplaces, la compañía líder en conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo, alcanzó una facturación regional de 60 millones de dólares, un 11% superior al ya muy fructífero ejercicio 2015.
En 2016 Contract Workplaces diseñó y construyó más de 150.000 m2 de oficinas corporativas en la región para importantes empresas locales y multinacionales, destacándose proyectos y obras de gran escala, de hasta 16.000 m2. Asimismo, se llevaron a cabo una importante cantidad de trabajos de consultoría en Workplace Strategy y Change Management (CPC), metodologías con las que la compañía logra una mayor personalización de cada uno de sus proyectos teniendo en cuenta las necesidades de cada cliente, el formato de trabajo y el contexto, para diseñar espacios útiles y confortables al mismo tiempo.

20 años de crecimiento e innovación

En sus dos décadas de experiencia, Contract Workplaces resignificó sus estrategias de acuerdo a los avances tecnológicos y los nuevos escenarios que se planteaban en las diversas industrias, logrando un servicio integral, abordando todos los pasos de un proceso de relocalización, reconfiguración o mudanza de espacios corporativos, Workplace Strategy y Change Management, el diseño, el proyecto arquitectónico, la ejecución de obra, la logística de mudanza y el servicio de post-ocupación.
La compañía cuenta con una alta especialización en las últimas tendencias en espacios de trabajo adaptados a las nuevas formas que adquiere el mundo laboral en tiempos de tecnificación, redes, teletrabajo, conceptos sustentables y globalización de la economía.
“Luego de 20 años de trayectoria, contamos con certeza con un equipo multidisciplinario de profesionales en toda la región compuesto por más de 300 profesionales que puede dar respuesta desde todos aspectos estratégicos, técnicos y logísticos, y a partir del cual hemos logrado generar de esta manera un desarrollo continuo”, concluyó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

Para el 2017, Contract Workplaces tiene como meta la consolidación del desarrollo regional que viene realizando desde 2013, apuntando al cierre de negocios en operaciones como las de México, Colombia, Ecuador, Paraguay y Bolivia, manteniendo a su vez el liderazgo en el mercado en Argentina, Chile, Uruguay y Perú. En términos de rentabilidad, se aspira a un crecimiento del 20% en el giro del negocio, lo que se traduce en un estimado de USD 72 millones de ventas anuales.

Como compañía de diseño y construcción, Contract Workplaces se destacó por su capacidad de vislumbrar tendencias y adaptarlas a cada contexto laboral, logrando implementar cambios en las oficinas que marcaron importantes diferencias impactando positivamente sobre el trabajo en equipo y la optimización de los espacios.

Diseño Emocional: Las emociones como motor del diseño de oficinas

Considerar las necesidades emocionales de las personas puede ser determinante a la hora de proyectar un espacio de trabajo: ayuda a disminuir el estrés, a alcanzar los resultados y metas perseguidas, a mantener el optimismo, entre otros beneficios. Incorporar estrategias de diseño que estimulen el domino emocional también puede mejorar la participación, el compromiso, la salud y la productividad de las personas. Propiciar una cultura abierta y flexible junto con la creación de ámbitos donde la gente pueda relajarse, socializar y recargar energía puede hacer una gran diferencia en el clima y los resultados dela organización.

A la hora de proyectar un espacio de trabajo es necesario tener en cuenta que las personas responden a las condiciones de su entorno en un nivel emocional. Desde Contract Workplaces, compañía regional dedicada al diseño, conceptualización y construcción de espacios de trabajo aseguran que, para que el diseño de la oficina sea verdaderamente eficaz, es tan importante abarcar los aspectos funcionales del espacio como su dimensión emocional. Cuando, dentro del ámbito laboral, ciertos requisitos no se satisfacen adecuadamente se pueden producir respuestas emocionales y psicológicas negativas que van desde la disminución del rendimiento y la falta de motivación y compromiso hasta el estrés, la depresión y el ausentismo. Los entornos de trabajo tienen un fuerte impacto en las personas y sus necesidades emocionales. Pueden fomentar las relaciones y ofrecer seguridad, un ámbito de conexión con los pares, una comunidad de personas con los mismos objetivos y un espacio de valoración personal. Al incorporar estrategias de diseño que estimulen el dominio emocional también se pueden mejorar la participación, el compromiso, la salud y la productividad de las personas.

EMOCIÓN Y DISEÑO
Si bien la “emocionalidad” no ha sido una esfera que, tradicionalmente, ha tenido cabida dentro del ámbito laboral, se ha demostrado el impacto que el diseño de la oficina tiene sobre el bienestar y el estado de ánimo tanto de los trabajadores como de los clientes que la visitan. Diseñar el espacio de trabajo adecuado implica tener en cuenta las emociones “positivas” y las “negativas” que éste puede generar ya que las primeras son fundamentales para el aprendizaje, la curiosidad y el pensamiento creativo mientras que las segundas tienden a limitar los procesos de pensamiento, concentrándolos sobre aquellos aspectos directamente relacionados con un problema. Tal es así que, cuando alguien que está relajado, feliz y en un estado de ánimo placentero, es más creativo y tiene una actitud más positiva frente a las dificultades que se puedan presentar. Por otra parte, cuando la gente se siente estresada su mente tiende a enfocarse más en un tema o asunto particular, por lo que proporcionar un entorno y herramientas agradables le permitirá trabajar mejor. Comprender las corrientes emocionales de una organización contribuirá a definir la identidad corporativa, mejorar la retención y el reclutamiento, colaborar con el bienestar, la creatividad y el compromiso de los empleados, entre otros. Para construir un entorno emocionalmente positivo, Contract Workplaces señala algunas de las consideraciones a tener en cuenta:

La natural e iluminación: La luz solar desempeña una importante función biológica: es el marcador de nuestro reloj interno y un estímulo que afecta el estado de ánimo, la actividad y la salud, tanto desde el punto de vista fisiológico como psicológico. El nivel de iluminación afecta también muchos otros aspectos tales como la comodidad, el estado de ánimo y la salud. Asimismo, se debe tener en cuenta que el color de la luz tiene un significado emocional importante pero también un efecto biológico innegable: mientras que la luz azulada de la mañana tiene un efecto biológico activador (de alerta), el rojo del atardecer tiene un efecto relajante.
Color: Para la mayoría de las personas el color funciona como un sistema de signos; estos signos pueden evocar estados de ánimo y son una herramienta poderosa a la hora de articular mensajes de comunicación visual. De acuerdo a la Teoría de los Colores (Goethe) estos se pueden agrupar en dos tipos: los colores positivos o activos, que causan una actitud animada, emprendedora, activa (el amarillo, el naranja y el rojo amarillento), y los colores negativos o pasivos que se adaptan a un humor intranquilo, maleable, apasionado, tierno y lleno de emoción (el azul, el azul rojizo. el rojo azulado). El verde, por ser el color de la naturaleza, es reconfortante y equilibra las emociones.

Ruido: Alcanzar un buen nivel de confort acústico es necesario para el equilibrio emocional de las personas. Para ello, el lugar de trabajo debe proporcionar condiciones apropiadas tanto para la interacción como para la confidencialidad y el trabajo de concentración. Diseñar espacios con menos superficies paralelas e incluir elementos irregulares, curvos u oblicuos; mantener los techos altos, utilizar materiales que contribuyan a la absorción del sonido y tener en cuenta la distribución del mobiliario son algunas de las estrategias que permitirán crear condiciones acústicas de confort.
Layout: Debe tenerse en cuenta que lo que constituye un entorno productivo para unos puede resultar agotador para otros, es por ello que los ambientes de trabajo deben ofrecer una gama de espacios tal que permita elegir dónde y cómo realizar el trabajo, además de dar opciones que equilibren la necesidad de interacción con otros ámbitos de tranquilidad para concentrarse, reflexionar o simplemente hacer una llamada telefónica personal. Ofrecer la posibilidad de control sobre el espacio de trabajo satisface una de las necesidades emocionales básicas de las personas: la percepción de gozar de un cierto grado de autonomía y autorregulación.

Materialidad: Las formas con las que se materializa el ambiente de trabajo también pueden proporcionar disparadores sensoriales. Numerosos estudios señalan que las personas preferimos las curvas y los contornos suaves porque instintivamente sentimos peligro ante los objetos afilados. De ello se desprende que las formas angulares benefician el estado de alerta y la concentración mientras que las suaves y redondeadas satisfarían nuestra necesidad emocional de seguridad y protección, Al mismo tiempo, la utilización de las divisiones transparentes puede conducir a una desagradable sensación de exposición que se puede traducir en estrés y falta de motivación. Para poder regular la transparencia se puede optar por cortinas o esmerilados. También conviene evitar los cielorrasos bajos ya que producen una sensación de confinamiento que puede producir estrés e irritabilidad.

CONCLUSIONES
Sin duda, la utilidad y la funcionalidad del espacio físico que nos rodea son importantes pero sin los atributos emocionales que los doten de un significado más profundo y personal, la experiencia sería incompleta. Asegurar que los trabajadores estén satisfechos depende de que sus necesidades emocionales fundamentales estén cubiertas. Fomentar una cultura abierta y flexible junto con la integración de la dimensión emocional en el diseño de los espacios de trabajo ayudará a la creación de ámbitos donde la gente pueda relajarse, socializar y recargar energía. Los beneficios que el diseño emocional puede aportar a empresas e individuos pueden hacer una gran diferencia en el clima y los resultados de la organización.

Revista FH – Argentina

Equilibrar mente y cuerpo en la oficina

Uno de los desafíos de las empresas del siglo XXI es desarrollar entornos de trabajo que contribuyan a un mejor desempeño y productividad. Los hábitos saludables y el diseño de los espacios laborales pueden marcar la diferencia en el día a día y, en definitiva, en el balance, sobre todo, cuando hablamos de los “trabajos del conocimiento”.

Está comprobado que un alto nivel de sedentarismo y exposición a pantallas atenta contra la salud física y mental y predispone a un grado muy elevado de estrés, ansiedad y otras patologías. Por eso ofrecer instalaciones para desarrollar actividades físicas (como gimnasio o clases de yoga) o proponer una alimentación sana, son algunas de las medidas que las organizaciones pueden implementar para revertir esa situación y optimizar las habilidades cognitivas de los empleados, como el procesamiento de información, el aprendizaje, la creatividad, la memoria, la atención, la capacidad de razonamiento y la resolución de problemas. Contract Workplaces, experta en el diseño, conceptualización y construcción de espacios de trabajo, propone algunas estrategias para poner el cuerpo en movimiento mientras trabajamos. Por ejemplo, utilizar equipamiento ajustable favorece las posturas saludables -es necesario cambiar de posición varias veces en el día-; también crear ámbitos donde los trabajadores puedan moverse, sentarse y descansar con comodidad reporta grandes beneficios: mejora la productividad y disminuye la tasa de ausentismo por enfermedad. Bicicletas fijas y cintas para caminar son algunas de las opciones para hacer ejercicio sin interrumpir el trabajo y generar estados de ánimos positivos. Ideas así y un diseño adecuado son la fórmula para crear espacios de trabajo más alegres y productivos.

 

Revista Contraseñas – Tendencias – Abril 2016

 

Oficinas a medida y con diseño propio

Oficinas a medida y con diseño propio
Descubrir el ADN de cada empresa y aplicarlo a los espacios de trabajo.

Contract Workplaces propone un sistema ideal para que las empresas puedan proyectar o repensar los lugares de trabajo y así hacerlos más productivos.

El diseño de los espacios de trabajo es uno de los factores más importantes a la hora de pensar no sólo en el confort del personal sino también en su rendimiento. Para los empresarios modernos, estos lugares laborales son considerados como una de las herramientas más poderosas de gestión con la que cuenta una compañía. Es que, por lo general, los espacios que no fueron diseñados exclusivamente para las actividades que ahí se realizan suelen convertirse en algún momento en obstáculos para los propios empleados.

Para evitar estos inconvenientes es que nació un proceso denominado Workplace Strategy. “Este es un enfoque sistemático orientado a mejorar la utilización del espacio de trabajo, que interviene sobre su configuración para hacerlo más eficiente. Su objetivo principal es analizar y comprender los requerimientos de una organización para recomendar soluciones que satisfagan sus necesidades actuales y futuras”, comentó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

Y agregó: “A la hora de diseñar un espacio de trabajo el gran desafío es lograr alinear los procesos, la cultura y la identidad de una organización con el entorno físico, teniendo como eje el bienestar de las personas. El objetivo es lograr obtener el máximo rendimiento de la superficie optimizando los costos de ocupación, brindar el soporte adecuado a las tareas y ofrecer la mejor calidad de vida posible a sus ocupantes, favoreciendo la creación de comunidad y el sentido de pertenencia”.

Según Feingold, su compañía, que se especializa en la conceptualización, diseño y construcción de oficinas corporativas, ha desarrollado un servicio de consultoría orientado a entender y analizar el ADN de cada organización para recomendar una solución de diseño en respuesta a sus necesidades. “Un planeamiento espacial exitoso ayuda a las organizaciones a cumplir con sus metas, a la vez que le permite contar con la flexibilidad suficiente como para reaccionar ante los cambios en la medida en que se van sucediendo”, dijo.

Las etapas del proyecto
El proceso consiste en tres grandes etapas: investigación, diagnóstico y diseño conceptual. Durante la primera etapa se estudia en profundidad a la organización, sus objetivos, filosofía, cultura, dinámicas de trabajo, procesos, perfil de población y requerimientos particulares de la actividad a través de distintas herramientas cualitativas y cuantitativas.

A la hora de elaborar el diagnóstico, se procesa y cruza la información relevada a fin de detectar tendencias, necesidades y oportunidades de mejora. “Nuestra metodología nos permite obtener un mapa detallado del uso actual del espacio, tasa de ocupación, dinámicas de trabajo, adyacencias clave entre áreas, aspiraciones organizacionales y contexto cultural”, comentó Feingold.

Luego una vez finalizado el diagnóstico se implementa el tercer capítulo, en el que se elabora un brief conceptual donde se plasman los factores estratégicos que se tendrán en cuenta a la hora de desarrollar el diseño.

“Algunos de los ejes que se consideran a la hora de diseñar un espacio de trabajo son el layout, los usos, la asignación de los espacios, el flujo de trabajo, la tecnología, la sustentabilidad y la cultura de trabajo”, concluyó el CEO de Contract Workplaces.

La Nación/Inmuebles comerciales/Argentina

¿Qué es el Change Management?

“La capacidad de ver los cambios correctos e implementarlos ágilmente, quizás, sea uno de los activos centrales con el que una empresa pueda contar”, señala Gustavo Rousseaux, socio a cargo de la práctica de People & Organizational Change de EY. De esta forma, destaca que, para mantener o extender sus ventajas y competencias distintivas, las organizaciones están obligadas a repensar y moldear, casi permanentemente, su estrategia, sus procesos y tecnología, como así también aspectos de su estructura y cultura organizacionales.

Todos estos cambios, que pueden ser un nuevo sistema, una mudanza, ajuste en las dotaciones, tercerización de procesos, integración de compañías y/o venta de unidades de negocios, requieren que las personas adopten nuevos comportamientos. “Es la única forma de lograr los beneficios esperados para la empresa. Por eso todo proceso de cambio tiene un ‘lado humano’, que se debe gestionar y planificar con una estrategia clara, que involucre a los individuos para lograr su compromiso y un alineamiento organizacional”, destaca Susana Rodríguez, gerente Senior de People & Change de KPMG Argentina.

Contar con herramientas para manejar los conflictos emocionales, frustraciones, incertidumbre y confusión que experimenta la gente durante el proceso de cambio es la manera eficaz de transitar una transformación. “De esto se trata la disciplina facilitadora conocida como Change Management”, explica Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

En momentos de cambios, la atención debe estar tanto en la nueva tecnología, el diseño de procesos o la estructura, como en los empleados, que son quienes implementan la transformación. “Es necesario trabajar en forma cercana con y para las personas, si las organizaciones desean cambios significativos y duraderos”, agrega Paula Senderovich, Senior manager de People & Organizational Change de EY.

Para eso, es fundamental desarrollar e implementar un plan estratégico, que involucre recursos de comunicación y capacitación, y dinámicas específicas para superar los desafíos de una transición, minimizando los conflictos, evitando resistencias y generando instancias de participación y aprendizaje, finaliza Feingold.

“¿Dónde me ubico?”. “¿Qué pasará?”. “Ahora, es todo nuevo. Lo anterior no sirve más”. Son algunos de los pensamientos y rumores que surgen de los empleados una vez que la empresa inicia una transformación. Muchas expectativas pueden ser irreales y el grado de resistencia y desilusión en el proceso de transición es mayor en tanto crece la diferencia entre lo que es el proyecto y lo que se espera de él, describe Sneider. El Change Management busca achicar esta brecha, que suele tener consecuencias muy importantes sobre el proyecto y la rentabilidad de la empresa.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los empleados, siempre, presentan diferentes patrones de conducta y los entusiasmados con el cambio no suelen superar el 2,5 por ciento de la población, asegura Liliana Moya, consultora Senior en Gestión del Cambio de Whalecom. Entonces, la empresa no sólo debe utilizarlos como aliados del proyecto; también, tiene que trabajar para involucrar a los “rezagados escépticos” que no apoyan o a los que, en un principio, ponen resistencia y, luego, se convencen, a medida que los beneficios se ven. “Es necesario desarrollar una estrategia efectiva de involucramiento que permita generar el compromiso de todos”, finaliza Garbi.

Apertura/Management/Argentina

Adiós a los escritorios fijos: se imponen las oficinas más abiertas y flexibles

Por la influencia de las nuevas generaciones y la extensión del home office, los espacios de trabajo se vuelven cada vez más flexibles. Las empresas optan por lugares abiertos, sin escritorios asignados a cada empleado y con salas de reunión que faciliten los encuentros y la colaboración entre las personas.

Por Ximena Casas.

La ecuación “un puesto de trabajo, una persona” ya no es eficiente. La llegada de las nuevas generaciones a las empresas y la explosión de las tecnologías móviles no sólo cambiaron la forma de trabajar, sino también la organización de los espacios dentro de las oficinas. Cada vez más empresas optan por espacios abiertos –donde muy pocos directivos cuentan con “oficinas cerradas”– sin escritorios fijos o asignados especialmente a una persona.

Hoy, las estrategias pasan por organizar los espacios de acuerdo con las actividades y no con las jerarquías, ya que cuanto más alto es el cargo, más grande es el despacho y más tiempo permanece vacío. Además, es importante que el diseño esté pensado para trabajadores móviles. “Mientras que las personas asumieron ampliamente su condición de trabajadores móviles, a las empresas aún les cuesta aceptarlo. Hoy en día el trabajo individual puede hacerse en cualquier momento y desde cualquier lugar. La alta movilidad hace que la oficina sea cada vez más un lugar para desarrollar y mantener relaciones entre las personas”, explicó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces, empresa regional de diseño y construcción de espacios de trabajo.

“La imagen del empleado atado a su escritorio durante nueve horas ya no es compatible con las necesidades biológicas y psicológicas de las personas de hoy”, agregó Feingold. Por eso, las compañías también buscan nuevas soluciones para que los empleados puedan paliar la falta de actividad física con opciones que permiten cambiar de posición, trabajar parado e, incluso, hacer ejercicio.

Uno de los casos de oficinas flexibles es la multinacional Unilever, que en la Argentina cuenta con más de 4000 empleados, y que acaba de implementar una nueva modalidad de trabajo –a la que denominó agile working– que permite a los empleados trabajar desde sus casas (o el lugar que elijan) una vez por semana. El proceso comenzó en 2011 en las oficinas de Unilever, ubicadas en Munro, con una prueba piloto en distintas áreas, y a principios de este año se extendió a todos los empleados.

“La nueva modalidad permite que la persona pueda elegir desde dónde trabajar cada día, dado que los escritorios no están asignados, a excepción de los vicepresidentes, que cuentan con oficinas cerradas. Este proceso implicó cambiar el desktop por la laptop para que los empleados tengan la posibilidad de trasladar su computadora de la casa a la oficina y la designación de lockers para que puedan guardar sus pertenencias”, señalaron desde la compañía.

“La respuesta de los empleados es altamente positiva. El modelo abierto facilita la interacción y los vínculos. También les permite estar cómodos trabajando en la oficina y sentir que el lugar en donde pasan gran parte del día es confortable, amigable y flexible. Los empleados están más comprometidos porque tienen mayor empoderamiento para manejar sus agendas y tiempos”, destacó Silvina D’Onofrio, gerente de Recursos Humanos.

Un modelo similar fue aplicado por American Express Argentina, que este año se convirtió en la primera compañía de servicios financieros de la Argentina en recibir la certificación final en “Work & Life Balance”, otorgada por el Instituto Europeo para el Capital Social (EISC).

“Los estilos de trabajo móviles están adquiriendo un rápido desarrollo. La oficina tradicional, donde las personas se sientan en sus puestos de trabajo diariamente de 9 a 18 horas, se están transformando en un espacio fluido y de colaboración. En el futuro, un tercio de la fuerza laboral ya no accederá a las aplicaciones, datos y servicios desde la oficina, y los lugares de trabajo tendrán un 20% menos de puestos fijos”, detalló Feingold, que la semana pasada participó en Buenos Aires del primer foro Workplace Conference, “El Futuro del Trabajo”.

EL CRONISTA/Negocios/Argentina