arrow-left-lightarrow-leftarrow-right-lightarrow-rightarrow-thin-left arrow-thin-right browser-search cup heart indicator laptop layers layout-4boxes layout-sideleft mail-heart mail map-pin mixer mouse nav paintbucket pencil-ruler phone picture play video
En esta sección de nuestro sitio podrás conocer las últimas novedades, lanzamientos y artículos de prensa vinculados a nuestras obras.

Contract Workplaces los invita a participar de la primera edición de Expoffice Chile

Contract Workplaces tendrá presencia con un destacado stand y ofrecerá un ciclo exclusivo de charlas en Expoffice Chile, el Salón Internacional de Equipamiento para Oficinas y Oferta Inmobiliaria. El encuentro tendrá lugar los días 15, 16 y 17 de marzo en el Santiago Business and Conference Center del Parque Titanium (Costanera Sur 2730, Las Condes, Santiago de Chile).

Como expertos en espacios de trabajo, Contract Workplaces ofrecerá a los visitantes una experiencia 360° a través de la cual se podrán recorrer virtualmente algunas de sus obras más destacadas. El espacio Contract contará también con un área lounge para que los invitados puedan relajarse, conversar y asesorarse con sus especialistas sobre las últimas tendencias en materia de diseño y habilitación de oficinas.
La compañía, además, invita a reflexionar y debatir sobre las últimas tendencias en dinámicas y espacios de trabajo, el impacto de la tecnología y los desafíos de innovación en este terreno durante la mañana del 16 de marzo en el auditorio de Expoffice, con entrada gratuita para todos los asistentes de la feria.

Expoffice reunirá todo lo necesario para la implementación de un espacio de trabajo, útil, productivo y acogedor en un solo lugar. Esta feria internacional será el punto de encuentro para aquellos interesados en tendencias sobre espacios de trabajo, muebles, servicios y equipamiento para oficinas y oferta inmobiliaria para empresas, pymes y profesionales.

Para acceder a una entrada sin cargo, envíe un mail a Loreto Espinoza: lespinoza@contract.cl (Cupos limitados).

Para más información acerca del evento ingrese en: http://expoffice.cl/.

Para pre-acreditaciones, http://expoffice.cl/registro-asistente/

CONTRACT WORKPLACES: BALANCE REGIONAL 2016 Y PROYECCIONES 2017

Contract Workplaces, la compañía líder en conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo, alcanzó una facturación regional de 60 millones de dólares, un 11% superior al ya muy fructífero ejercicio 2015.
En 2016 Contract Workplaces diseñó y construyó más de 150.000 m2 de oficinas corporativas en la región para importantes empresas locales y multinacionales, destacándose proyectos y obras de gran escala, de hasta 16.000 m2. Asimismo, se llevaron a cabo una importante cantidad de trabajos de consultoría en Workplace Strategy y Change Management (CPC), metodologías con las que la compañía logra una mayor personalización de cada uno de sus proyectos teniendo en cuenta las necesidades de cada cliente, el formato de trabajo y el contexto, para diseñar espacios útiles y confortables al mismo tiempo.

20 años de crecimiento e innovación

En sus dos décadas de experiencia, Contract Workplaces resignificó sus estrategias de acuerdo a los avances tecnológicos y los nuevos escenarios que se planteaban en las diversas industrias, logrando un servicio integral, abordando todos los pasos de un proceso de relocalización, reconfiguración o mudanza de espacios corporativos, Workplace Strategy y Change Management, el diseño, el proyecto arquitectónico, la ejecución de obra, la logística de mudanza y el servicio de post-ocupación.
La compañía cuenta con una alta especialización en las últimas tendencias en espacios de trabajo adaptados a las nuevas formas que adquiere el mundo laboral en tiempos de tecnificación, redes, teletrabajo, conceptos sustentables y globalización de la economía.
“Luego de 20 años de trayectoria, contamos con certeza con un equipo multidisciplinario de profesionales en toda la región compuesto por más de 300 profesionales que puede dar respuesta desde todos aspectos estratégicos, técnicos y logísticos, y a partir del cual hemos logrado generar de esta manera un desarrollo continuo”, concluyó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

Para el 2017, Contract Workplaces tiene como meta la consolidación del desarrollo regional que viene realizando desde 2013, apuntando al cierre de negocios en operaciones como las de México, Colombia, Ecuador, Paraguay y Bolivia, manteniendo a su vez el liderazgo en el mercado en Argentina, Chile, Uruguay y Perú. En términos de rentabilidad, se aspira a un crecimiento del 20% en el giro del negocio, lo que se traduce en un estimado de USD 72 millones de ventas anuales.

Como compañía de diseño y construcción, Contract Workplaces se destacó por su capacidad de vislumbrar tendencias y adaptarlas a cada contexto laboral, logrando implementar cambios en las oficinas que marcaron importantes diferencias impactando positivamente sobre el trabajo en equipo y la optimización de los espacios.

Diseño Emocional: Las emociones como motor del diseño de oficinas

Considerar las necesidades emocionales de las personas puede ser determinante a la hora de proyectar un espacio de trabajo: ayuda a disminuir el estrés, a alcanzar los resultados y metas perseguidas, a mantener el optimismo, entre otros beneficios. Incorporar estrategias de diseño que estimulen el domino emocional también puede mejorar la participación, el compromiso, la salud y la productividad de las personas. Propiciar una cultura abierta y flexible junto con la creación de ámbitos donde la gente pueda relajarse, socializar y recargar energía puede hacer una gran diferencia en el clima y los resultados dela organización.

A la hora de proyectar un espacio de trabajo es necesario tener en cuenta que las personas responden a las condiciones de su entorno en un nivel emocional. Desde Contract Workplaces, compañía regional dedicada al diseño, conceptualización y construcción de espacios de trabajo aseguran que, para que el diseño de la oficina sea verdaderamente eficaz, es tan importante abarcar los aspectos funcionales del espacio como su dimensión emocional. Cuando, dentro del ámbito laboral, ciertos requisitos no se satisfacen adecuadamente se pueden producir respuestas emocionales y psicológicas negativas que van desde la disminución del rendimiento y la falta de motivación y compromiso hasta el estrés, la depresión y el ausentismo. Los entornos de trabajo tienen un fuerte impacto en las personas y sus necesidades emocionales. Pueden fomentar las relaciones y ofrecer seguridad, un ámbito de conexión con los pares, una comunidad de personas con los mismos objetivos y un espacio de valoración personal. Al incorporar estrategias de diseño que estimulen el dominio emocional también se pueden mejorar la participación, el compromiso, la salud y la productividad de las personas.

EMOCIÓN Y DISEÑO
Si bien la “emocionalidad” no ha sido una esfera que, tradicionalmente, ha tenido cabida dentro del ámbito laboral, se ha demostrado el impacto que el diseño de la oficina tiene sobre el bienestar y el estado de ánimo tanto de los trabajadores como de los clientes que la visitan. Diseñar el espacio de trabajo adecuado implica tener en cuenta las emociones “positivas” y las “negativas” que éste puede generar ya que las primeras son fundamentales para el aprendizaje, la curiosidad y el pensamiento creativo mientras que las segundas tienden a limitar los procesos de pensamiento, concentrándolos sobre aquellos aspectos directamente relacionados con un problema. Tal es así que, cuando alguien que está relajado, feliz y en un estado de ánimo placentero, es más creativo y tiene una actitud más positiva frente a las dificultades que se puedan presentar. Por otra parte, cuando la gente se siente estresada su mente tiende a enfocarse más en un tema o asunto particular, por lo que proporcionar un entorno y herramientas agradables le permitirá trabajar mejor. Comprender las corrientes emocionales de una organización contribuirá a definir la identidad corporativa, mejorar la retención y el reclutamiento, colaborar con el bienestar, la creatividad y el compromiso de los empleados, entre otros. Para construir un entorno emocionalmente positivo, Contract Workplaces señala algunas de las consideraciones a tener en cuenta:

La natural e iluminación: La luz solar desempeña una importante función biológica: es el marcador de nuestro reloj interno y un estímulo que afecta el estado de ánimo, la actividad y la salud, tanto desde el punto de vista fisiológico como psicológico. El nivel de iluminación afecta también muchos otros aspectos tales como la comodidad, el estado de ánimo y la salud. Asimismo, se debe tener en cuenta que el color de la luz tiene un significado emocional importante pero también un efecto biológico innegable: mientras que la luz azulada de la mañana tiene un efecto biológico activador (de alerta), el rojo del atardecer tiene un efecto relajante.
Color: Para la mayoría de las personas el color funciona como un sistema de signos; estos signos pueden evocar estados de ánimo y son una herramienta poderosa a la hora de articular mensajes de comunicación visual. De acuerdo a la Teoría de los Colores (Goethe) estos se pueden agrupar en dos tipos: los colores positivos o activos, que causan una actitud animada, emprendedora, activa (el amarillo, el naranja y el rojo amarillento), y los colores negativos o pasivos que se adaptan a un humor intranquilo, maleable, apasionado, tierno y lleno de emoción (el azul, el azul rojizo. el rojo azulado). El verde, por ser el color de la naturaleza, es reconfortante y equilibra las emociones.

Ruido: Alcanzar un buen nivel de confort acústico es necesario para el equilibrio emocional de las personas. Para ello, el lugar de trabajo debe proporcionar condiciones apropiadas tanto para la interacción como para la confidencialidad y el trabajo de concentración. Diseñar espacios con menos superficies paralelas e incluir elementos irregulares, curvos u oblicuos; mantener los techos altos, utilizar materiales que contribuyan a la absorción del sonido y tener en cuenta la distribución del mobiliario son algunas de las estrategias que permitirán crear condiciones acústicas de confort.
Layout: Debe tenerse en cuenta que lo que constituye un entorno productivo para unos puede resultar agotador para otros, es por ello que los ambientes de trabajo deben ofrecer una gama de espacios tal que permita elegir dónde y cómo realizar el trabajo, además de dar opciones que equilibren la necesidad de interacción con otros ámbitos de tranquilidad para concentrarse, reflexionar o simplemente hacer una llamada telefónica personal. Ofrecer la posibilidad de control sobre el espacio de trabajo satisface una de las necesidades emocionales básicas de las personas: la percepción de gozar de un cierto grado de autonomía y autorregulación.

Materialidad: Las formas con las que se materializa el ambiente de trabajo también pueden proporcionar disparadores sensoriales. Numerosos estudios señalan que las personas preferimos las curvas y los contornos suaves porque instintivamente sentimos peligro ante los objetos afilados. De ello se desprende que las formas angulares benefician el estado de alerta y la concentración mientras que las suaves y redondeadas satisfarían nuestra necesidad emocional de seguridad y protección, Al mismo tiempo, la utilización de las divisiones transparentes puede conducir a una desagradable sensación de exposición que se puede traducir en estrés y falta de motivación. Para poder regular la transparencia se puede optar por cortinas o esmerilados. También conviene evitar los cielorrasos bajos ya que producen una sensación de confinamiento que puede producir estrés e irritabilidad.

CONCLUSIONES
Sin duda, la utilidad y la funcionalidad del espacio físico que nos rodea son importantes pero sin los atributos emocionales que los doten de un significado más profundo y personal, la experiencia sería incompleta. Asegurar que los trabajadores estén satisfechos depende de que sus necesidades emocionales fundamentales estén cubiertas. Fomentar una cultura abierta y flexible junto con la integración de la dimensión emocional en el diseño de los espacios de trabajo ayudará a la creación de ámbitos donde la gente pueda relajarse, socializar y recargar energía. Los beneficios que el diseño emocional puede aportar a empresas e individuos pueden hacer una gran diferencia en el clima y los resultados de la organización.

Revista FH – Argentina

Equilibrar mente y cuerpo en la oficina

Uno de los desafíos de las empresas del siglo XXI es desarrollar entornos de trabajo que contribuyan a un mejor desempeño y productividad. Los hábitos saludables y el diseño de los espacios laborales pueden marcar la diferencia en el día a día y, en definitiva, en el balance, sobre todo, cuando hablamos de los “trabajos del conocimiento”.

Está comprobado que un alto nivel de sedentarismo y exposición a pantallas atenta contra la salud física y mental y predispone a un grado muy elevado de estrés, ansiedad y otras patologías. Por eso ofrecer instalaciones para desarrollar actividades físicas (como gimnasio o clases de yoga) o proponer una alimentación sana, son algunas de las medidas que las organizaciones pueden implementar para revertir esa situación y optimizar las habilidades cognitivas de los empleados, como el procesamiento de información, el aprendizaje, la creatividad, la memoria, la atención, la capacidad de razonamiento y la resolución de problemas. Contract Workplaces, experta en el diseño, conceptualización y construcción de espacios de trabajo, propone algunas estrategias para poner el cuerpo en movimiento mientras trabajamos. Por ejemplo, utilizar equipamiento ajustable favorece las posturas saludables -es necesario cambiar de posición varias veces en el día-; también crear ámbitos donde los trabajadores puedan moverse, sentarse y descansar con comodidad reporta grandes beneficios: mejora la productividad y disminuye la tasa de ausentismo por enfermedad. Bicicletas fijas y cintas para caminar son algunas de las opciones para hacer ejercicio sin interrumpir el trabajo y generar estados de ánimos positivos. Ideas así y un diseño adecuado son la fórmula para crear espacios de trabajo más alegres y productivos.

 

Revista Contraseñas – Tendencias – Abril 2016

 

Oficinas a medida y con diseño propio

Oficinas a medida y con diseño propio
Descubrir el ADN de cada empresa y aplicarlo a los espacios de trabajo.

Contract Workplaces propone un sistema ideal para que las empresas puedan proyectar o repensar los lugares de trabajo y así hacerlos más productivos.

El diseño de los espacios de trabajo es uno de los factores más importantes a la hora de pensar no sólo en el confort del personal sino también en su rendimiento. Para los empresarios modernos, estos lugares laborales son considerados como una de las herramientas más poderosas de gestión con la que cuenta una compañía. Es que, por lo general, los espacios que no fueron diseñados exclusivamente para las actividades que ahí se realizan suelen convertirse en algún momento en obstáculos para los propios empleados.

Para evitar estos inconvenientes es que nació un proceso denominado Workplace Strategy. “Este es un enfoque sistemático orientado a mejorar la utilización del espacio de trabajo, que interviene sobre su configuración para hacerlo más eficiente. Su objetivo principal es analizar y comprender los requerimientos de una organización para recomendar soluciones que satisfagan sus necesidades actuales y futuras”, comentó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

Y agregó: “A la hora de diseñar un espacio de trabajo el gran desafío es lograr alinear los procesos, la cultura y la identidad de una organización con el entorno físico, teniendo como eje el bienestar de las personas. El objetivo es lograr obtener el máximo rendimiento de la superficie optimizando los costos de ocupación, brindar el soporte adecuado a las tareas y ofrecer la mejor calidad de vida posible a sus ocupantes, favoreciendo la creación de comunidad y el sentido de pertenencia”.

Según Feingold, su compañía, que se especializa en la conceptualización, diseño y construcción de oficinas corporativas, ha desarrollado un servicio de consultoría orientado a entender y analizar el ADN de cada organización para recomendar una solución de diseño en respuesta a sus necesidades. “Un planeamiento espacial exitoso ayuda a las organizaciones a cumplir con sus metas, a la vez que le permite contar con la flexibilidad suficiente como para reaccionar ante los cambios en la medida en que se van sucediendo”, dijo.

Las etapas del proyecto
El proceso consiste en tres grandes etapas: investigación, diagnóstico y diseño conceptual. Durante la primera etapa se estudia en profundidad a la organización, sus objetivos, filosofía, cultura, dinámicas de trabajo, procesos, perfil de población y requerimientos particulares de la actividad a través de distintas herramientas cualitativas y cuantitativas.

A la hora de elaborar el diagnóstico, se procesa y cruza la información relevada a fin de detectar tendencias, necesidades y oportunidades de mejora. “Nuestra metodología nos permite obtener un mapa detallado del uso actual del espacio, tasa de ocupación, dinámicas de trabajo, adyacencias clave entre áreas, aspiraciones organizacionales y contexto cultural”, comentó Feingold.

Luego una vez finalizado el diagnóstico se implementa el tercer capítulo, en el que se elabora un brief conceptual donde se plasman los factores estratégicos que se tendrán en cuenta a la hora de desarrollar el diseño.

“Algunos de los ejes que se consideran a la hora de diseñar un espacio de trabajo son el layout, los usos, la asignación de los espacios, el flujo de trabajo, la tecnología, la sustentabilidad y la cultura de trabajo”, concluyó el CEO de Contract Workplaces.

La Nación/Inmuebles comerciales/Argentina

¿Qué es el Change Management?

“La capacidad de ver los cambios correctos e implementarlos ágilmente, quizás, sea uno de los activos centrales con el que una empresa pueda contar”, señala Gustavo Rousseaux, socio a cargo de la práctica de People & Organizational Change de EY. De esta forma, destaca que, para mantener o extender sus ventajas y competencias distintivas, las organizaciones están obligadas a repensar y moldear, casi permanentemente, su estrategia, sus procesos y tecnología, como así también aspectos de su estructura y cultura organizacionales.

Todos estos cambios, que pueden ser un nuevo sistema, una mudanza, ajuste en las dotaciones, tercerización de procesos, integración de compañías y/o venta de unidades de negocios, requieren que las personas adopten nuevos comportamientos. “Es la única forma de lograr los beneficios esperados para la empresa. Por eso todo proceso de cambio tiene un ‘lado humano’, que se debe gestionar y planificar con una estrategia clara, que involucre a los individuos para lograr su compromiso y un alineamiento organizacional”, destaca Susana Rodríguez, gerente Senior de People & Change de KPMG Argentina.

Contar con herramientas para manejar los conflictos emocionales, frustraciones, incertidumbre y confusión que experimenta la gente durante el proceso de cambio es la manera eficaz de transitar una transformación. “De esto se trata la disciplina facilitadora conocida como Change Management”, explica Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces.

En momentos de cambios, la atención debe estar tanto en la nueva tecnología, el diseño de procesos o la estructura, como en los empleados, que son quienes implementan la transformación. “Es necesario trabajar en forma cercana con y para las personas, si las organizaciones desean cambios significativos y duraderos”, agrega Paula Senderovich, Senior manager de People & Organizational Change de EY.

Para eso, es fundamental desarrollar e implementar un plan estratégico, que involucre recursos de comunicación y capacitación, y dinámicas específicas para superar los desafíos de una transición, minimizando los conflictos, evitando resistencias y generando instancias de participación y aprendizaje, finaliza Feingold.

“¿Dónde me ubico?”. “¿Qué pasará?”. “Ahora, es todo nuevo. Lo anterior no sirve más”. Son algunos de los pensamientos y rumores que surgen de los empleados una vez que la empresa inicia una transformación. Muchas expectativas pueden ser irreales y el grado de resistencia y desilusión en el proceso de transición es mayor en tanto crece la diferencia entre lo que es el proyecto y lo que se espera de él, describe Sneider. El Change Management busca achicar esta brecha, que suele tener consecuencias muy importantes sobre el proyecto y la rentabilidad de la empresa.

Por otro lado, hay que tener en cuenta que los empleados, siempre, presentan diferentes patrones de conducta y los entusiasmados con el cambio no suelen superar el 2,5 por ciento de la población, asegura Liliana Moya, consultora Senior en Gestión del Cambio de Whalecom. Entonces, la empresa no sólo debe utilizarlos como aliados del proyecto; también, tiene que trabajar para involucrar a los “rezagados escépticos” que no apoyan o a los que, en un principio, ponen resistencia y, luego, se convencen, a medida que los beneficios se ven. “Es necesario desarrollar una estrategia efectiva de involucramiento que permita generar el compromiso de todos”, finaliza Garbi.

Apertura/Management/Argentina

Adiós a los escritorios fijos: se imponen las oficinas más abiertas y flexibles

Por la influencia de las nuevas generaciones y la extensión del home office, los espacios de trabajo se vuelven cada vez más flexibles. Las empresas optan por lugares abiertos, sin escritorios asignados a cada empleado y con salas de reunión que faciliten los encuentros y la colaboración entre las personas.

Por Ximena Casas.

La ecuación “un puesto de trabajo, una persona” ya no es eficiente. La llegada de las nuevas generaciones a las empresas y la explosión de las tecnologías móviles no sólo cambiaron la forma de trabajar, sino también la organización de los espacios dentro de las oficinas. Cada vez más empresas optan por espacios abiertos –donde muy pocos directivos cuentan con “oficinas cerradas”– sin escritorios fijos o asignados especialmente a una persona.

Hoy, las estrategias pasan por organizar los espacios de acuerdo con las actividades y no con las jerarquías, ya que cuanto más alto es el cargo, más grande es el despacho y más tiempo permanece vacío. Además, es importante que el diseño esté pensado para trabajadores móviles. “Mientras que las personas asumieron ampliamente su condición de trabajadores móviles, a las empresas aún les cuesta aceptarlo. Hoy en día el trabajo individual puede hacerse en cualquier momento y desde cualquier lugar. La alta movilidad hace que la oficina sea cada vez más un lugar para desarrollar y mantener relaciones entre las personas”, explicó Víctor Feingold, CEO de Contract Workplaces, empresa regional de diseño y construcción de espacios de trabajo.

“La imagen del empleado atado a su escritorio durante nueve horas ya no es compatible con las necesidades biológicas y psicológicas de las personas de hoy”, agregó Feingold. Por eso, las compañías también buscan nuevas soluciones para que los empleados puedan paliar la falta de actividad física con opciones que permiten cambiar de posición, trabajar parado e, incluso, hacer ejercicio.

Uno de los casos de oficinas flexibles es la multinacional Unilever, que en la Argentina cuenta con más de 4000 empleados, y que acaba de implementar una nueva modalidad de trabajo –a la que denominó agile working– que permite a los empleados trabajar desde sus casas (o el lugar que elijan) una vez por semana. El proceso comenzó en 2011 en las oficinas de Unilever, ubicadas en Munro, con una prueba piloto en distintas áreas, y a principios de este año se extendió a todos los empleados.

“La nueva modalidad permite que la persona pueda elegir desde dónde trabajar cada día, dado que los escritorios no están asignados, a excepción de los vicepresidentes, que cuentan con oficinas cerradas. Este proceso implicó cambiar el desktop por la laptop para que los empleados tengan la posibilidad de trasladar su computadora de la casa a la oficina y la designación de lockers para que puedan guardar sus pertenencias”, señalaron desde la compañía.

“La respuesta de los empleados es altamente positiva. El modelo abierto facilita la interacción y los vínculos. También les permite estar cómodos trabajando en la oficina y sentir que el lugar en donde pasan gran parte del día es confortable, amigable y flexible. Los empleados están más comprometidos porque tienen mayor empoderamiento para manejar sus agendas y tiempos”, destacó Silvina D’Onofrio, gerente de Recursos Humanos.

Un modelo similar fue aplicado por American Express Argentina, que este año se convirtió en la primera compañía de servicios financieros de la Argentina en recibir la certificación final en “Work & Life Balance”, otorgada por el Instituto Europeo para el Capital Social (EISC).

“Los estilos de trabajo móviles están adquiriendo un rápido desarrollo. La oficina tradicional, donde las personas se sientan en sus puestos de trabajo diariamente de 9 a 18 horas, se están transformando en un espacio fluido y de colaboración. En el futuro, un tercio de la fuerza laboral ya no accederá a las aplicaciones, datos y servicios desde la oficina, y los lugares de trabajo tendrán un 20% menos de puestos fijos”, detalló Feingold, que la semana pasada participó en Buenos Aires del primer foro Workplace Conference, “El Futuro del Trabajo”.

EL CRONISTA/Negocios/Argentina

Ocho estrategias para reorganizar el lugar de trabajo

Carolina Pérez, Gerente General de Contract Workplaces Chile, da algunas recomendaciones para hacer de la oficina un lugar más amigable.

1- Asignar espacios por actividad, no jerarquía
El aprovechamiento de los espacios en la oficina debe orientarse a un criterio funcional más que a uno de jerarquía. A veces las compañías usan el criterio de cuanto más alto es el cargo, más grande es el despacho, sin embargo gran parte del tiempo este espacio se encuentra vacío debido a que el jefe se encuentra gran parte del tiempo fuera de la oficina.

2- Coordinar más que concentrar
Mientras las personas han asumido ampliamente su condición de trabajadores móviles, a las empresas aún les cuesta aceptarlo. La idea es que las compañías comprendan que la oficina es un lugar de coordinación más de concentración. En este aspecto, la conectividad es clave.

3-Crear espacios multifuncionales
El espacio de la oficina es caro y escaso. La posibilidad de que un ambiente pueda albergar distintos usos a lo largo del día es hoy un atributo muy apreciado. Muchas empresas utilizan sus canismo como salas de capacitación o espacios comunes como salas de reuniones con uso flexible.

4- Ofrecer tecnología mejorada.
Para aprovechar las ventajas de la flexibilidad, se deben utilizar tanto redes inalámbricas como zonas activas de Wi-Fi accesibles desde cualquier dispositivo móvil. De esta manera, los empleados pueden ir donde lo necesiten sin dejar de tener acceso continuo a las herramientas necesarias para realizar su trabajo.

5-Adoptar políticas paperless
En la mayoría de las oficinas, el espacio que se destina al almacenamiento de papel oscila entre un 15% y un 17% de la superficie disponible. El flujo del trabajo digital y la proliferación de nuevos dispositivos, ayudarán a disminuir el uso del papel en la oficina. Los metros cuadrados destinados a archivos pueden tener otra función.

6- Adoptar prácticas sustentables
La energía es el mayor componente del costo operativo de un edificio, con una incidencia de hasta 30% en los gastos de mantenimiento. Aplicar acciones básicas de reducción en el uso de la energía y del agua, mediante el uso de los dispositivos de iluminación y sanitarios adecuados, ayuda a reducir estos costos.

7- Movilidad ante todo
Hay que crear ámbitos de trabajo en donde los trabajadores puedan moverse. La imagen del empleado “atado” 9 horas a su escritorio no es funcional. Para paliar la falta de actividad física, hay diseños que permiten cambiar de posición, trabajar parado, e inclusive, hacer ejercicio mientras trabajamos.

8- Foco en el bienestar.
Las actividades de descanso influyen positivamente en el desempeño y el compromiso de los empleados. Los servicios más comunes en las empresas avanzadas, según la International Facility Management Association, son salas de descanso (93%), espacios multiusos (72%), gimnasios (54%), cafetería (52%), guarderías y salas de lactancia (50%).

LA SEGUNDA/Economía/Voz de experto/Chile

Pensar las oficinas que se vienen

Espacios laborales flexibles y puestos de trabajo no asignados y rotativos, con un fuerte componente tecnológico.

Un cambio cultural muy fuerte, que se va a dar (en Uruguay) dentro de un tiempo, pero que es inevitable”. Así define el gerente general de Contract Workplaces, Daniel Flom, el próximo paso en materia de espacios abiertos (Open Office) que implica que los puestos ya no estén asignados y sean rotativos.

Gracias a la tecnología, el trabajo individual puede realizarse en cualquier lugar y las oficinas son cada vez más utilizadas como lugar de encuentro y colaboración. Con esta tendencia están dejando “de organizarse en función de la nómina, de un puesto de trabajo por persona, para hacerlo en función de las actividades”, explicó Flom, quien lidera la operativa local de Contract, dedicada a la conceptualización, diseño y construcción de espacios de trabajo.

Lo que se está viendo a nivel de los encuentros de diseño de oficinas a nivel mundial es que en estos espacios de puestos no asignados, es posible incorporar tecnología que avise cuando el lugar está reservado o que controle el ruido, para que sea más viable el trabajo y que la oficina pueda sostener los usos de reunión. Y hasta cuentan con portarretratos digitales, que cambian según quien se instale en el lugar, como una forma de compensar la pérdida de espacio individual. Flom señala que este tipo de cambios llegan generalmente de la mano de multinacionales que lo están adoptando en otros mercados: “demoran, pero llegan”.

Una de las tareas que justa- mente desarrolla Contract –y que considera como un diferencial– es el servicio de consultoría, que permite adelantarse acerca de cómo se trabajará en el futuro. Flom considera que hay mucho por hacer, en materia por ejemplo de ahorro energético, y que la instancia inicial de definición de la estrategia del espacio de trabajo resulta crucial.

Un dolor de cabeza menos

Las primeras preguntas que realizan los ejecutivos que planifican la construcción de nuevas oficinas son cuánto espacio necesitan y cuánto va a ser el costo de la obra y el costo operativo posterior. “(A menudo ocurre que) el cliente viene con una idea y trabajando en conjunto descubrimos que necesita menos superficie. Estudiamos cómo trabajan incluso imple- mentando sensores de presencia en sillas. Es bastante frecuente que, por ejemplo, en las salas de doce personas nunca haya más de cuatro reunidas, o que el open office con 80 puestos, no tenga más de 30 ocupados en simultáneo. Y esos datos les cambian la cabeza”, resumió Flom.

Además de consultoría, space planning, y estrategia de espacio de trabajo, sus servicios incluyen diseño, construcción, logística de mudanza, change management y servicios de post ocupación. Contract actúa como un integrador de servicios, al entregar un producto llave en mano, tras mediar con unos 30 rubros y subcontratar a las empresas involucradas en la construcción e instalación de diversos sistemas en las obras.

Cuenta con un equipo de más de 300 profesionales a nivel regional, y operaciones en Argentina, Chile, Uruguay, México, Perú, Colombia, Paraguay y Ecuador. Cuenta en su haber con más de 1.000 obras entregadas.

La facturación a nivel regional en 2014 superó los US$ 42 millones y se entregaron más de 140 obras que representan 110.000 metros cuadrados construidos en la región.

Más lento pero seguro

Durante 2014, Contract considera que su operación en Montevideo se consolidó, teniendo en cuenta que más del 75% de las obras realizadas fueron para nuevos clientes. Para este año, la expectativa, en materia de metros construidos y volumen de facturación, era mantener el crecimiento del
20% anual.

Flom reconoció que el primer cuatrimestre fue “muy bueno” y alineado con esas expectativas, pero que en el segundo cuatrimestre se está viendo cautela en las decisiones de inversión.
“Hay cierto enlentecimiento en la toma de decisiones, pero los procesos siguen avanzando”, aseguró el gerente general de Contract Uruguay. Algunas de las empresas que desarrollaron nuevas oficinas en Uruguay con Contract durante 2014 fueron: Mercado Libre, ADT, Bayer, Unilever, Tilsor, UBS y GDF Suez.
Servicios Compartidos

El Centro de servicios Compartidos que Contract instaló en Uruguay ya cumplió un año. Desde el WTC Free Zone se realizan diseños y proyectos para la región se han entregado proyectos para México, Perú, Paraguay, Ecuador, Brasil y EEUU que totalizan más de 20.000 metros cuadrados de oficinas corporativas. Hoy en día trabajan en esa oficina centralizadora unos 10 profesionales uruguayos. “Tenemos una visión positiva del clima de negocios en Uruguay. Los costos no son los más bajos pero otras cuestiones compensan eso como el talento, la estabilidad y el régimen de zona franca”, apuntó el gerente general de Contract Workplaces, Daniel Flom.

EL OBSERVADOR/Empresas C&N/Uruguay

Empresas apuestan por modernos espacios para sus empleados

Dejan atrás las salas de reuniones y espacios privados por diseños más interactivos.

Contract Workplaces, compañía de diseño y construcción de espacios de trabajo, sostiene que los trabajadores de hoy necesitan diferentes entornos para diferentes actividades. Es por ello que más empresas está apostando por el diseño de mejores y modernos espacios de trabajo.

“Un planeamiento espacial exitoso ayuda a las organizaciones a cumplir con sus metas, les permite anticiparse a los cambios y contar con la flexibilidad suficiente como para reaccionar ante los mismos”, afirma Juan Carlos Checa, Director Comercial de Contract Workplaces Perú.

La compañía posee oficinas propias en Lima desde 2013 y viene trabajando con importantes compañías tales como Booking.com, Trafigura, OMD/OMG. HP, AON, Corporación Lindley entre otras; su diferencial se basa en una alta especialización acerca de las últimas tendencias en espacios de trabajo adaptados a las nuevas formas que adquiere el mundo laboral en tiempos de tecnificación, redes, teletrabajo, conceptos sustentables y globalización de la economía.

“Un componente clave de nuestra estrategia es diseñar para la flexibilidad y la gestión de un espacio de trabajo en constante cambio a través del tiempo. Un entorno con una configuración basada en la actividad de la compañía que equilibre la necesidad de privacidad y de comunicación de las personas, y que proporcione una amplia gama de opciones (de uso dedicado y compartidas) que puedan evolucionar con el tiempo”, explica Checa.

Esta experiencia hace en Lima sean cada vez más los empresarios que consultan sobre estas nuevas tendencias que apuntan a disminuir al máximo el uso de las oficinas privadas, privilegiando la colaboración y la flexibilidad.

LA RAZÓN/Economía/Perú