Oficinas de alto impacto La nueva sede de Mulesoft en Buenos Aires

Mulesoft es una empresa con base en San Francisco, California, que se especializa en la integración de aplicaciones, datos y dispositivos para grandes compañías. Cuenta con más de 1.000 empleados repartidos entre sus 18 oficinas de Washington, Nueva York, Amsterdam y otras grandes ciudades del mundo, pero la mayor parte del desarrollo de sus productos se realiza en Buenos Aires. Dado que la empresa está en constante crecimiento, en 2016 decidió trasladar su sede a Puerto Madero. El proyecto –íntegramente realizado por Contract Workplaces– no solo apuntó a brindar un diseño eficiente del espacio: las nuevas oficinas, amplias y versátiles, responden acertadamente a las demandas de una empresa en continua evolución con una imagen de alto impacto, innovadora y joven.

El proyecto de las nuevas oficinas de Mulesoft se desarrolló sobre una planta de 2.400 m² en el 6° piso de un moderno edificio situado sobre la calle Juana Manso, en el Dique 3 de Puerto Madero. Su ubicación cercana a la zona central de la ciudad y sus amplias vistas al Río de la Plata hacen de esta locación una de las más valoradas de la ciudad de Buenos Aires.

A medida que la empresa fue creciendo y debió afrontar nuevos retos, se hizo evidente la necesidad de contar con un espacio más abierto, flexible e inspirador, que fuera capaz de alentar la colaboración, el trabajo en equipo, las reuniones informales y la interacción entre las personas.

Tratándose de una compañía de software, el principal requerimiento para las nuevas oficinas se centró en la necesidad de contar con amplias superficies de trabajo, flexibles y versátiles, para que los equipos puedan colaborar con facilidad. Así, el proyecto se basó en una distribución democrática del espacio sin despachos privados; los puestos de trabajo se organizaron en open plan sobre el perímetro de la planta reservando las zonas interiores para ubicar de forma aleatoria las salas de reuniones, las áreas de encuentro informal, los Meeting Box, el sector de copiado, los lockers, etc.

Esta disposición del layout junto con la utilización de divisores bajos en las estaciones de trabajo y frentes vidriados en las áreas cerradas, permite el aprovechamiento de la luz natural y las vistas al exterior al mismo tiempo que ayuda a mantener la integridad visual de todo el espacio.

El comedor, ubicado en un sector lateral de la planta, ocupa una superficie importante con respecto al conjunto. Se trata de un espacio multifuncional que cuenta con un área de juegos y una amplia cocina que puede ser utilizada como Coffee cuando el salón se convierte en auditorio.

El encuadre estético se inspiró en la cultura “hipster” definiendo las terminaciones, los colores y el diseño de las piezas gráficas que dan identidad al proyecto. Diferentes texturas y tonalidades tales como la madera, el azul y el verde, se combinaron en paredes, alfombras y tapizados para generar los énfasis necesarios en cada uno de los espacios. Al mismo tiempo, la elección del equipamiento y del mobiliario especial contribuyó a caracterizar cada área y a realzar las intenciones del diseño.

Finalmente, el principal desafío del proyecto consistió en brindarle riqueza espacial a un programa de requerimientos muy simple, evitando que se tornara repetitivo. El resultado fue un espacio colaborativo, versátil y flexible que responde acertadamente a las demandas de una empresa en continua evolución, con una imagen de alto impacto, innovadora y joven.

 

Ficha técnica

Cliente:  Mulesoft.

Ubicación:  Juana Manso 999, piso 6° – Puerto Madero, Buenos Aires.

Plazo de ejecución: 90 días.

Superficie: 2.400 m².

Año de ejecución:  2016.

Proyecto y dirección de obra:  Contract Workplaces.

Gerente de proyecto: Fernando Marconi.

Proyectistas a cargo: Jeremías Saraco, Leandro Boggiatto.

Referente técnico: Esteban Errecart.

Directores de obra: Paola Pionetti, María Sol Fernández Pizarro.

Project Manager: María Laura Esperanza.

Fotografía: Andrés Negroni.