Con espíritu innovador: Nuevas oficinas de Bayer en Santiago

Bayer, la tradicional compañía alemana dedicada a la salud y la agricultura, estrenó sus nuevas oficinas en los pisos 20° y 21° del edificio Costanera Center, el rascacielos más alto de Latinoamérica ubicado en el corazón del distrito financiero de Santiago. La necesidad de adaptarse a las nuevas formas de trabajo determinó la decisión de trasladarse desde un espacio cerrado y territorial con límites y fronteras, hacia una oficina de planta abierta, sin distinción de jerarquías, donde priman los conceptos de movilidad, flexibilidad y ergonomía.

El proyecto, íntegramente realizado por Contract Workplaces, encarna con éxito estos requerimientos al mismo tiempo que refleja el espíritu innovador de la empresa sin descuidar la identidad geográfica y cultural.

Bayer es una empresa con una larga trayectoria en todo el mundo –presente desde hace más de 100 años en el mercado chileno–, que evoluciona permanentemente para adaptarse a los tiempos que corren. Por este motivo, sus nuevas oficinas debían encarnar la imagen de una compañía innovadora y líder del mercado, preocupada por la calidad de vida de las personas.

La nueva sede se desarrolló en dos plantas de la Torre Costanera en coincidencia con las últimas tendencias que favorecen la movilidad, la flexibilidad y la colaboración, a fin de lograr un espacio de trabajo que ayude a potenciar la innovación y a desarrollar mejor las actividades de la compañía.

El proyecto establece una clara diferenciación entre el espacio público y el espacio privado, cuenta con áreas abiertas que fomentan la horizontalidad y el trabajo colaborativo así como con ambientes cerrados que priorizan la privacidad y el enfoque en el trabajo diario con la idea de disminuir la burocracia y dotar de mayor eficiencia y fluidez al trabajo.

En el piso 21° se ubicó el área pública más relacionada con el visitante externo y los lugares de encuentro formales mientras que el piso 22° dio lugar a un espacio social más relajado y orientado al público interno. Ambos niveles se encuentran articulados por una gran escalera de carácter escultórico que tiene gran protagonismo en el proyecto.

Los puestos de trabajo y los espacios comunes se organizaron en open plan sobre el perímetro de la planta lo cual permitió un acceso democrático a las vistas al exterior, la luz natural y los espacios de soporte. Las salas de reuniones y los espacios cerrados se dispusieron hacia el interior, apoyados sobre el núcleo de circulación del edificio. Enfatizando el carácter abierto y no jerárquico del espacio se utilizó el mismo modelo y calidad de silla para todos los colaboradores, sin distinción.

A fin de responder a las distintas necesidades de trabajo de la empresa se establecieron distintas tipologías de espacio, creando un gradiente de concentración hacia el centro de la planta, de mayor a menor. En las zonas con las mejores vistas se ubicaron los espacios más contemplativos y de mayor concentración mientras que en el centro se dispusieron las áreas más colaborativas y de trabajo en equipo.

El resultado es un proyecto que cuenta con la misma cantidad de puestos de trabajo individuales que de colaboración, y que ofrece una amplia gama de opciones para desarrollar distintos tipos de tarea: áreas con distinto grado de concentración, espacios para reuniones tanto espontáneas como programadas, espacios de break tales como la cafetería, etc.

Otra de las premisas con las que se trabajó fue estimular la relación de las personas con la naturaleza para crear experiencias emocionalmente positivas. Para eso se buscó favorecer las vistas al exterior, aprovechar al máximo la luz solar y utilizar aquellos materiales y colores presentes con mayor frecuencia en la naturaleza: predominio de las tonalidades verdes, azules y marrones, alfombras con textura y patrones aleatorios, formas curvas y orgánicas en el mobiliario. Al mismo tiempo, tanto el diseño hexagonal de los cajones del cielorraso como la gráfica responden a la idea de reflejar la identidad de la empresa con un lenguaje molecular significativo para su actividad.

Para potenciar la conectividad entre los equipos de trabajo dispersos en todo el mundo, el proyecto incorporó tecnologías de vanguardia tales como redes de comunicaciones y salas de conferencia de primer nivel, sistemas de control lumínico y reserva de salas de reuniones.